Perú incinera los restos del genocida Abimael Guzmán

Abimael Guzmán, el mayor genocida en el Perú.
Abimael Guzmán, el mayor genocida en el Perú.
Tras doce días, la fiscalía dispuso cremar el cadáver del líder terrorista de Sendero Luminoso que causó la muerte de más de 30 mil peruanos entre la década del ochenta y noventa. 
Perú incinera los restos del genocida Abimael Guzmán

Abimael Guzmán ya no existe más en Perú. Tras doce días, los restos del líder terrorista de Sendero Luminoso fueron incinerados por orden de la Fiscalía y con la supervisión de los ministros del Interior y Justicia. En la madrugada de este viernes, el cadáver el genocida fue trasladado de la morge del Callao, en Lima, al crematorio del hospital de la Marina, en el mismo distrito. 

La decisión se concretó gracias a una ley aprobada por el Parlamento que dispuso ordenar la cremación de los restos de los condenados por terrorismo o traición a la patria, al igual que miembros de cúpulas de organizaciones subversivas que fallezcan en prisión. El presidente Pedro Castillo oficializó la norma hace una semana. 

Existió cierta demora para incinerar los restos de Guzmán debido a que Elena  Iparraguirre, la esposa del fundador de la organización terrorista, solicitó al Ministerio Público sus restos, pero la petición fue denegada.

La ley que emitieron el Parlamento y el Ejecutivo referida a los restos de los integrantes de las cúpulas de los grupos terroristas dispone que la cremación se realiza previa necropsia, y se sustenta en la protección de “la seguridad nacional y el orden interno” que podrían ser afectados durante el traslado, sepelio o inhumación de dichos cadáveres.


Quizá también te interese:

Muere Abimael Guzmán, el mayor genocida en la historia de Perú

Perú le cierra el paso al movimiento vinculado con Sendero Luminoso


Guzmán falleció el pasado 11 de septiembre. Nacido en Arequipa, estudió Derecho y Filosofía, fue profesor y autoridad administrativa de la Universidad San Cristóbal de Huamanga (en Ayacucho) y durante los años 70 fundó la organización terrorista Sendero Luminoso que, según el informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), es responsable de la muerte 30.000 peruanos, quienes varios fueron asesinados mediante secuestros y explosiones de cochebombas en diferentes puntos del país. 

El 12 de septiembre de 1992, Guzmán, o también llamado camarada Gonzalo, fue capturado en una casa del distrito de Surquillo, en Lima, por un comando especial de policía. Días después, el más grande genocida fue presentado ante la prensa en una jaula y guardias con el rostro cubierto por cuestiones de seguridad.  

Meses después de haber sido capturado, un tribunal militar  condenó a Guzmán a cadena perpetua. Sin embargo, el Tribunal Constitucional ordenó que se realicen nuevos juicios contra el líder terrorista porque los jueces que lo sentenciaron eran anónimos. Igualmente, su situación legal no vario y se ratificó que era culpable de las miles de asesinatos perpetrados por su ideología asesina. 

Acabar con el mito

Tras la muerte de Guzmán, toca enterrar sus ideas genocidas que causaron mucho terror y dolor entre los peruanos. “Debemos comprender, en primer lugar, qué fue exactamente Sendero Luminoso”, dice el filósofo Salomón Lerner Febres a MUNDIARIO . Para el expresidente de la Comisión de la Verdad y Reconciliación resulta clave conocer las ‘ideas’ y los motivos que llevaron a Abimael Guzmán a declararle la guerra al país. 

Lerner recuerda que entregó el informe final de la CVR con la esperanza que se difundiera para evitar los años de barbarie que vivieron los peruanos. Sin embargo, más allá de este documento, agrega que el Estado no ha solucionado los grandes problemas que se han postergado durante años para así evitar que movimientos como SL acojan la insatisfacción ciudadana y la traslade a la acción terrorista. @mundiario

Perú incinera los restos del genocida Abimael Guzmán
Comentarios