Perú le cierra el paso al movimiento vinculado con Sendero Luminoso

UnapancartaexigiendolaliberacióndelterroristaAbimaelGuzmán
Una pancarta exigiendo la liberación del terrorista Abimael Guzmán. / Twitter

El Gobierno y la oposición condenan que el Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (Movadef), ligado a la sanguinaria organización terrorista que azotó el país en las décadas de los 80’ y 90’, se manifieste en las calles sin restricción alguna.

Perú le cierra el paso al movimiento vinculado con Sendero Luminoso

El pasado 1 de mayo, una pancarta con el siguiente mensaje: “Amnistía general para los presos políticos” en la movilización de la Confederación General de Trabajadores de Perú (CGTP), por el Día del Trabajo, llamó nuevamente la alerta de las autoridades debido a que provenía de una organización que busca participar de la vida política peruana sin haber condenado la violencia terrorista que representó en las décadas de los ochenta y noventa en el país.

Se presenta como el Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (Movadef) y es el brazo político de la organización subversiva Sendero Luminoso, que tiene como líder a Abimael Guzmán Reynoso, hombre que ordenó la muerte de 31.331 personas inocentes, y que ahora se encuentra preso junto a su cúpula central: Elena Iparraguirre, Óscar Ramírez Durand, Feliciano, Florindo Eleuterio Flores, Artemio, Osmán Morote Barrionuevo, Margot Liendo Gil y Victoria Cárdenas Huayta, en la Base Naval del Callao.

Los principales líderes son antiguos compañeros de lucha y exabogados de Abimael Guzmán: Manuel Fajardo y Alfredo Crespo, secretario general y subsecretario. Desde que se creará en el 2009, han realizado una intensa labor en universidades públicas para reclutar a jóvenes que no vivieron la etapa oscura que realizó Sendero y las miles de víctimas que dejó.

Se aprovechan de cuanta manifestación ciudadana para infiltrarse y proclamar la vigencia de la doctrina marxista-leninista-maoísta, lo que se conoce como “el pensamiento Gonzalo” sin restricción alguna por las calles de Lima y también del extranjero como lo fue en el 2012, cuando el embajador peruano en Argentina, Nicolás Lynch, recibió a una delegación en la sede diplomática.

Sus últimas actividades fueron el pasado 17 de abril y este lunes que pasó. A partir de esta situación, la Procuraduría contra el Terrorismo, por intermedio de Milko Ruíz, presentó una denuncia penal contra los cabecillas de este movimiento: Manuel Fajardo y Alfredo Crespo por realizar el delito de apología al terrorismo con sus mensajes.

"Las acciones que toman estas personas son indignantes y delictivas, pero son acciones de desafío al Estado y no van a parar hasta que haya una sentencia. Para eso están las leyes y para eso están los procesos", sostuvo Ruíz al diario El Comercio.

En la clase política peruana, tanto el Ejecutivo como Legislativo, también tuvo eco este tema. En su presentación ante la Comisión de Defensa del Congreso, el ministro del Interior Carlos Basombrio señaló que la ley que castiga la apología al terrorismo “es ambigua”. “En relación a la norma, la norma es ambigua. El penalista Luis Lamas Puccio dice hoy en El Comercio que es materialmente imposible confirmar a simple vista (el delito de apología al terrorismo), requiere toda una reinterpretación”.

También la ministra de Justicia y Derechos Humanos Marisol Pérez Tello se manifestó al considerar de “inaceptables” las marchas del Movadef. "Cosas como el mausoleo de Comas y estas marchas no son aceptables en un país como el nuestro que ha sufrido tanto por el accionar de los terroristas delincuentes y creo que tenemos que tomar todas las medidas para evitar que situaciones como estas se repitan".

Diputados de diferentes partidos políticos además rechazaron que el Movadef se traslade por las calles sin ser detenidos. “Estos grupos terroristas no han terminado su accionar. Siguen operando en distintos niveles”, dijo Octavio Salazar, representante del fujimorismo.  “El Ministerio del Interior ha jugado un papel ingenuo con estas personas que realizan apología al terrorismo”, agregó el aprista Mauricio Mulder. 

El Movadef aún pugna por inscribirse como partido político ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), pero su solicitud ha sido rechazada en dos oportunidades por las evidentes conexiones con Sendero Luminoso, que agita el recuerdo de los fantasmas del pasado con las explosiones de los coches bombas, apagones, asesinatos de policías y perros en los postes a inicios de los 80´ y 90’,y que acabó con la captura de Guzmán Reynoso el 12 de setiembre de 1992, en una casa del distrito limeño de Surco, por parte del Grupo Especial de Inteligencia Nacional (GEIN) en lo que fue la exitosa “Operación Victoria”.

Perú le cierra el paso al movimiento vinculado con Sendero Luminoso
Comentarios