Pablo Iglesias ataca la credibilidad de los medios de comunicación

Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno de España. / Mundiario
Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno de España. / Mundiario
El vicepresidente de España desearía imponer controles a los periódicos por el poder que ejercen en la formación de opinión.
Pablo Iglesias ataca la credibilidad de los medios de comunicación

El 17 de febrero, Ciudadanos sometió a una interpelación a Pablo Iglesias, el vicepresidente segundo del Gobierno, por atacar la credibilidad de los medios de comunicación y solicitar controles sobre los mismos. En reiteradas oportunidades, Iglesias criticó la función de los periodistas y acusó a los medios de estar al servicio de los intereses de la patronal. 

Guillermo Díaz, diputado de Ciudadanos, preparó un discurso donde indicó que Iglesias “es un peligro para la democracia” al atacar la libertad de expresión. Díaz mencionó: “Hay quien dice que usted quiere silenciar a la prensa porque denuncian la corrupción de Podemos”. También agregó que con su actuar “busca la coacción, el señalamiento, y así que la prensa hoy no informe de que Monedero ha sido imputado o que no informe de las facturas falsas de las obras de su sede”. 

Ante los reclamos, Iglesias respondió que no es democrático la no existencia de “grandes medios comunitarios” financiados con dinero público. Además, añadió que solo las grandes empresas y los bancos cuentan con un altavoz. Según Iglesias, eso provoca, la sumisión de los periodistas, el adoctrinamiento y la conformación de una ideología uniforme “en la que sale muy caro ser periodista y de izquierdas”.  

“El control sobre los medios lo ejerce la ciudadanía escuchando, leyendo o comprando lo que quiere”, contestó Díaz a los argumentos expuestos por Iglesias. Agregó que algunos medios son propiedad de periodistas y otros de bancos, ambos dependen de los lectores. Díaz zanjó la discusión con la frase: “Señor Iglesias, si no es capaz de controlar su impulso de censurar a los medios, dimita”.

La democracia es una consecuencia de la libertad de expresión. Los medios de comunicación deben ser veraces y objetivos, no pueden estar al servicio del poder político. Si se llegan a dar esas circunstancias, corren el riesgo de convertirse en propaganda. @mundiario

Pablo Iglesias ataca la credibilidad de los medios de comunicación
Comentarios