Navalny pide a la Justicia rusa que cese el hostigamiento en la cárcel

Alexei Navalny ha sido detenido por autoridades rusas. / government.ru
Alexei Navalny ha sido detenido por autoridades rusas. / government.ru
El líder opositor -sentenciado a dos años y medio de cárcel por violar las condiciones de una libertad condicional- denuncia que los guardias entran a su celda a perturbarlo. 
Navalny pide a la Justicia rusa que cese el hostigamiento en la cárcel

La persecución continúa en Rusia. El líder opositor Alexei Navalny ha denunciado que es víctima de revisiones nocturnas que los guardias le hacen a su celda cada hora en la colonia penitenciara de Pokrov, ubicada a 180 kilómetros al este de Moscú, donde se encuentra detenido. La queja fue presentada ante un tribunal.

“Simplemente quiero que dejen de venir a despertarme todas las noches”, declaró Navalny en imágenes transmitidas por la televisora independiente Dozhd TV. “¿Que hice? ¿Salté una cerca? ¿Cavé un túnel? ¿Le arrebaté la pistola a un guardia? Explíquenme por qué me consideran un riesgo de fuga”.

El dirigente opositor ha agregado, además, que la acción de despertarlo a cada hora “equivale a tortura” y le dijo al juez que él “enloquecería en una semana” si fuese víctima de semejante tratamiento. El tribunal aplazó la continuación de la audiencia hasta el miércoles.

Navalny, el más destacado de los críticos del presidente Vladimir Putin, fue arrestado en enero al regresar de Alemania donde estuvo cinco meses recuperándose de un intento de envenenamiento, atentado del cual culpa a las autoridades rusas, pero principalmente al propio Putin. El Kremlin, no obstante, niega esas acusaciones del opositor.

Como se sabe, Navalny fue sentenciado a dos años y medio de cárcel por violar las condiciones de una libertad condicional que data de 2014 por un caso de malversación de fondos, que Navalny califica de persecución política.

El líder opositor se declaró en huelga de hambre en protesta por la falta de atención médica en la cárcel donde sufría de dolores de espalda y entumecimiento en las piernas. Después de varios días levantó la protesta cuando las autoridades le facilitaron dicha atención ante la creciente presión internacional.

Navalny fue visto por última vez el pasado mes de abril, cuando apareció muy demacrado en una videoconferencia en el tribunal, lo que provocó una gran preocupación por su estado de salud.

Con Navalny en la cárcel, la fiscalía le ha pedido a un tribunal de Moscú designar como entidades extremistas a su Fundación para la Lucha contra la Corrupción y oficinas regionales adscritas.El Parlamento también aprobó una ley que bloquea la participación política a los aliados del opositor. @mundiario

Navalny pide a la Justicia rusa que cese el hostigamiento en la cárcel
Comentarios