El mundo Pokemon en política puede conducirnos a unas terceras elecciones

Montaje de Pablo Iglesias como cazador Pokemon/ www.europapress.com
Montaje de Pablo Iglesias como cazador Pokemon/ www.europapress.com

Políticos Pokemon, empingorotados y demasiado pendientes de encuestas y redes sociales, no son conscientes de los problemas internos e internacionales a los que se enfrenta nuestro país.

El mundo Pokemon en política puede conducirnos a unas terceras elecciones

Veo a los políticos muy relajados, muy tranquilos, pendientes de su supervivencia personal y muy lejos de lo que significa la estabilidad social y económica de una nación política como España. Veo a un Pablo Iglesias penitente y asqueado con la futurología de la demoscopia  y a un Pedro Sánchez al que sus acólitos, en los pasillos del Congreso, llaman incluso Sleepy hollow. Veo que Rajoy tiene más poder en el PP de lo que pensaba y el ansia le puede, y prefiere hacernos un Rita Barberá antes que abandonar su puesto y dar paso a otras caras y a otros portavoces, como le exige Ciudadanos.

Rivera tiene claro que unas terceras elecciones lo aniquilarían, pero pactar con Rajoy es pactar con JR, entiende. La cosa está mal. Una Europa que tiene demasiados frentes abiertos dentro y fuera de sus fronteras. En otro tiempo, la guerra hubiera sido una solución desesperada y previsible, pero una solución. Lo que queda del Estado del bienestar y la amenaza atómica retienen un magnicidio en Sarajevo.

Lo que es una certeza es que mientras, en España, se busca el desgobierno del PP, en el resto del mundo avanzamos hacia otro emblemático 1979. Donal Trump, el Brexit y una  Marie Lepen que va a rentabilizar electoralmente los ataques terroristas en Francia no se alejan demasiado de aquellos perfiles férreos y obstinados de Reagan, la Thatcher o Kissinger.

Pero nuestros políticos cohabitan con Pikachu y Charmander, viven su particular combate Pokemon en un mundo de encuestas, asesores de imagen y debates televisivos. La tele es la tele. Y me temo que las terceras elecciones están más próximas que nunca, porque nuestros políticos son políticos adiestrados en las redes sociales, con sus ojos fijos en los megustas y en los RTs, muy lejos de la descorazonada sociedad que se levanta cada mañana para resistir un nuevo día.

El mundo Pokemon en política puede conducirnos a unas terceras elecciones
Comentarios