Cuatro meses sin Gobierno: vuelva usted mañana

Mariano José de Larra. / RR SS
Mariano José de Larra. / RR SS

España lleva cuatro meses con un Gobierno en funciones. No ha habido altura de miras ni sentido de Estado por parte de la gran mayoría del arco parlamentario. Algunos no han dado un paso atrás y otros han jugado a la intriga vanidosa.

Cuatro meses sin Gobierno: vuelva usted mañana

Nuestro gran periodista Mariano José de Larra publicó el 14 de enero de 1833 en El Pobrecito Hablador un artículo titulado “Vuelva usted mañana”. En el mismo, Larra criticaba la pereza, la desidia y el atraso de España en multitud de cuestiones. Para el artículo utilizó como protagonista de manera alegórica a un extranjero que visitaba nuestro país, el señor Sans-Dèlai (sin tardanza). El motivo de su viaje era solventar una serie de intrincados asuntos de familia y negocios para lo cual pretendía pasar apenas quince días en España, y aún le sobrarían un par de ellos. Larra nos relata, de manera sarcástica, cómo le invitará a comer para cuando lleve al menos quince meses de estancia en Madrid sin conseguir su objetivo.

“Un sastre tardó veinte días en hacerle un frac, que le había mandado llevarle a las veinticuatro horas; el zapatero le obligó con su tardanza a comprar botas hechas; la planchadora necesitó quince días para plancharle una camisola; y el sombrerero a quien le había enviado su sombrero a variar el ala, le tuvo dos días con la cabeza al aire y sin salir de casa.”

Llevamos cuatro meses sin gobierno, y parece que algunos de los males endémicos de la España de Larra resucitan de una muerte que creíamos certera. Si bien nuestro país ya no es tan deplorable en estos aspectos como lo era en la época de Larra, parece que nuestra clase política todavía peca, no tanto de pereza, sino de vanidad y avaricia.

Cuatro meses han trascurrido, en los que floreció un pacto insólito y esperanzador, no tanto por su color, como por el hecho mismo de ser el primero de la historia política española reciente. Pero estaba condenado a marchitarse y a morir en primavera. Ni Ciudadanos iba a convencer al PP para sumarse al mismo aunque fuese de manera pasiva, ni el PSOE iba a convencer a otras fuerzas de izquierdas.

No ha habido altura de miras ni sentido de estado por parte de la gran mayoría del arco parlamentario. Algunos no han dado un paso atrás y otros solamente han jugado a la estrategia del engaño y la intriga vanidosa. “Politics” que diría Frank Underwood, el personaje de ficción de la serie “House of Cards” que, junto con “Juego de Tronos”, parece ser la base de la pirámide del corpus doctrinal de algunos de los líderes de la política nacional. Con este nivel, apaga y vámonos. 

Los marcadores económicos empiezan a reflejar que la incertidumbre política está pasando factura a la economía del país. La prima de riesgo no para de subir, la inversión extranjera se frena, la actividad legislativa se estanca y la imagen exterior se deteriora. Puede que a nuestra clase política eso le dé igual, pero cada punto de esa maldita prima de riesgo, conlleva una losa de millones de deuda para nuestros nietos.

Parece que el turno vuelve a Mariano Rajoy, aunque el futuro de las negociaciones es más oscuro todavía que el del pacto Psoe-Ciudadanos, muerto por inanición. Se avecinan nuevas elecciones que, casi con toda probabilidad, no cambiarán sustancialmente el panorama político. Entonces, ¿qué sucederá después? Quién sabe. Igual “esta tropa” nos convoca a otras elecciones, y a otras, y a otras… ¡Qué pereza!

“¿Intriga Monsieur, Sans-Dèlai? No hay hombre capaz de seguir dos horas una intriga. La pereza es la verdadera intriga; os juro que no hay otra; ésa es la gran causa oculta; es más fácil negar las cosas que enterarse de ellas”. ¡Qué bien escribías, amigo Larra!

Cuatro meses sin Gobierno: vuelva usted mañana
Comentarios