Marruecos refuerza por la vía de los hechos su control del Sáhara, que es muy amplio

Sáhara. / @Rasd_TVOficial
Sáhara. / @Rasd_TVOficial
Si bien solo EE UU ha dado el paso de reconocer la soberanía marroquí del Sáhara Occidental no es menos cierto que la Unión Europea firma con Marruecos acuerdos que ya comprenden el Sáhara. El referéndum de autodeterminación planteado en 1991 parece alejarse.
Marruecos refuerza por la vía de los hechos su control del Sáhara, que es muy amplio

El Sáhara Occidental ocupa un territorio de 266.000 kilómetros cuadrados –equivalente a la mitad de España–, donde viven poco más de medio millón de personas. Su litoral costero, de 1.100 kilómetros de largo frente al Atlántico, supera el de toda la fachada de Galicia y Portugal al mismo océano. De gran valor geoestratégico, en esos 1.100 kilómetros de costa, el Sáhara cuenta con importantes caladeros de pesca, de los que se benefician España y otros socios de la Unión Europea (UE) mediante contratos firmados con Marruecos, con el aval del Parlamento Europeo, en 2019. El interior del territorio tiene minas de fosfato, elemento básico en la elaboración de fertilizantes. Si bien solo EE UU ha dado el paso de reconocer la soberanía marroquí del Sáhara Occidental no es menos cierto que la UE firma con Marruecos acuerdos que comprenden el Sáhara.

Pero la posición de España con respecto al Sáhara viene de muy atrás. España se hizo con el control del Sáhara en 1883 y Río de Oro fue su primer territorio en la zona. A finales de 1884, Emilio Bonelli fundó Villa Cisneros, que se convertiría en su capital. El entonces rey Alfonso XII llevó a cabo una promulgación real sobre el territorio el 26 de diciembre de 1884. Posteriormente, en 1924, La Güera, inicialmente una colonia separada, fue anexada al Río de Oro. Pero antes de esa anexión se habían desatado fricciones con Francia, solventadas con tres acuerdos –1900, 1904 y 1920– que delimitaron las áreas de influencia de ambos países, fijándose el límite norte del Sáhara Occidental en el paralelo 27º 40' N. España dividió entonces su posesión en dos distritos administrativos independientes: Río de Oro, al sur y Saguía el Hamra, al norte, que se unieron el año 1958 para formar la provincia española del Sáhara Español.

De 1975 a 2020

En 1973 nació un grupo armado, el Frente Popular de Liberación de Saguia al-Hamra y Río de Oro –Frente Polisario–, que reivindicaba la independencia del Sáhara Occidental frente a España, que administraba el territorio como colonia. Dos años después, en 1975 –el año de la muerte del dictador Francisco Franco–, el rey Hassan II (1961-1999) impulsó la llamada Marcha Verde hacia el Sáhara, en la que movilizó a 350.000 civiles marroquíes. Tras aquella operación, llevada a cabo en el mismo mes que murió Franco, el de noviembre. España cedió a Marruecos el norte y centro del Sáhara Occidental y a Mauritania el sur.

La reacción del Frente Polisario fue proclamar en 1976 la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que entró en guerra con Marruecos y Mauritania, los países a los que España había cedido el Sáhara. Para ello, el Polisario contó con el apoyo de Argelia, Cuba y Sudáfrica, sus tres aliados históricos, a los que se ha unido Rusia.

La población civil bajo control del Polisario –varias decenas de miles de saharauis– se exilió en unos campamentos cercanos a la localidad argelina de Tinduf, en pleno desierto. Mientras, la guerra continuaba, sobre todo con Marruecos, ya que con Mauritania el Polisario firmó un pacto de paz en 1979. El alto en fuego con Marruecos se retrasó hasta 1991, el año de creación de la Misión de Naciones Unidas para el referéndum en el Sáhara Occidental, conocida como Minurso, sin poderes para examinar el cumplimiento de los derechos humanos.

La vuelta al estado de guerra –decretado por el Polisario– se produjo este mes de noviembre de 2020, es decir, 29 años después del alto el fuego, en los que el referéndum de autodeterminación nunca llegó a celebrarse. Como máximo, Marruecos, que ya administra y controla el 80% del territorio, aceptó conceder un régimen de autonomía al Sáhara Occidental. Lo hizo en 2007 como alternativa al referéndum.

Manifestantes del Sáhara. / noteolvidesdelsaharaoccidental.org

Manifestantes del Sáhara. / noteolvidesdelsaharaoccidental.org

Posiciones de Marruecos y del Polisario

No solo EE UU avala las tesis de Marruecos en el Sáhara. También Francia ve con simpatía la posición de Rabat, que incomoda cada vez menos a España. Para Marruecos es una prioridad conseguir el reconocimiento internacional de su soberanía sobre el Sáhara. “Eso lo está haciendo la mayoría de los países que componen la comunidad internacional”, comentaron fuentes de Rabat al diario español El País. “Para nosotros el Sáhara es una cuestión existencial. Marruecos solo existirá con el Sáhara. No es un tema entre los temas ni es un tema ideológico, sino de integridad territorial. Y jamás vamos a renunciar a nuestra soberanía sobre el Sáhara”, explican desde Rabat.

Por su parte, el representante del Frente Polisario para España, Abdulah Arabi, condena la decisión de EE UU de reconocer la soberanía marroquí del Sáhara Occidental a cambio de que Rabat restablezca relaciones diplomáticas con Israel. "Evidentemente no es lo que queríamos, pero sabíamos que podía suceder. Viniendo de quien viene, no nos sorprende. No hay que olvidar que esta decisión la ha tomado un presidente saliente, que lo que quiere es que Marruecos reconozca a Israel. Son objetivos oscuros que tienen como víctima las aspiraciones del pueblo saharaui", denunció Abdulah Arabi en una conversación con el diario La Vanguardia. @mundiario

Marruecos refuerza por la vía de los hechos su control del Sáhara, que es muy amplio
Comentarios