Leguina propone un pacto de Estado y critica sin miramientos a Sánchez

Sánchez, entre Leguina y Redondo.
Sánchez, entre Leguina y Redondo.
Además de apoyar a Ayuso para la Comunidad de Madrid, Leguina publica un libro demoledor sobre Pedro Sánchez y el modo en que entiende que ha destruido el PSOE, y su entrega a Podemos.
Leguina propone un pacto de Estado y critica sin miramientos a Sánchez

Además de haber expresado su apoyo a la señora Ayuso para la presidencia de la Comunidad de Madrid, junto con el ex secretario general del PSOE en el País Vasco, Nicolás Redondo Terreros, Joaquín Leguina acaba de publicar un libro titulado “Pedro Sánchez, historia de una ambición”, donde retrata de modo descarnado al actual secretario general del PSOE y presidente de Gobierno, a quien no ahorra crítica por sus actos y por la deriva de lo que considera que ya no es lo que debería ser el PSOE. En la portada, gráficamente, se describe el contenido del libro, al presentar el actual emblema del partido, el puño y la rosa, con un puño sin la rosa, que aparece deshojada y por tierra.

Leguina describe a Sánchez como una persona ambiciosa, sin límites morales y ajeno a los principios de un partido que ha destruido, convirtiéndolo en un apéndice de sus ambiciones, del que ha desaparecido el debate interno y dejado sin funciones efectivas sus órganos federales. Uno de los mayores reproches es precisamente que Sánchez haya sido aupado en la presidencia del Gobierno gracias a los partidos contrarios a la Constitución, cuyo apoyo sigue siendo decisivo para seguir en la Moncloa.

A partir de esa descripción general, Leguina arremete con detalle contra lo que entiende que ha sido un “desastre sanitario, económico y social” en la gestión de la pandemia que padecemos. En suma, dada la situación del país propone un gran pacto de Estado entre los dos grandes partidos constitucionales, PSOE y PP, como entiende que exige el momento histórico, tras la ruptura del actuado de Gobierno con Podemos.

Pese a su propuesta, con enorme realismo, Leguina viene a decir que “aun admitiendo que la actitud de los partidos y en especial la de Sánchez lo hagan inviable, los ciudadanos sensatos tenemos el derecho y hasta la obligación de pedirlo, de exigirlo, por el bien de los españoles”.

Un retrato descarnado de Pedro Sánchez

De la lectura del libro, aunque Leguina no lo califique directamente, salvo de mentiroso, los diversos capítulos producen la impresión, según las secuencias narradas, que considera que Sánchez es para él un personaje amoral, ambicioso, indocumentado sobre la historia de España, de su partido y del mundo, sin el menor escrúpulo en política, un sujeto del que uno no se puede fiar; cínico desvergonzado, que dice una cosa y hace otra sin inmutarse. El libro no tiene desperdicio.

Conviene anotar quien es Leguina y comparar su trayectoria con la de otros. Doctor en Ciencias Económicas por las Universidades de Bilbao y la Sorbona. Funcionario de carrera del Estado estadístico facultativo del Instituto Nacional de Estadística. Entre 1968 y 1972 y, posteriormente, entre 1974 y 1979, fue profesor en la Universidad Complutense de Madrid. Representó a España, entre 1970 y 1973, en diversos foros internacionales en calidad de demógrafo (ONU, OCDE, Consejo de Europa). Es un histórico del PSOE. Fue presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid, después de ganar las elecciones en 1982 por mayoría absoluta. Ha sido diputado en varias legislaturas. Crítico con la deriva del PSOE desde tiempos de Zapatero. Es un prolijo escritor y analista.

Su apoyo a Isabel Diaz Ayuso, junto a lo de su compañero Nicolás Redondo Terreros se manifiestó días pasados en Alcorcón en un centro de equinoterapia en la Venta de la Rubia donde están realizando un proyecto con personas con discapacidad. El acto no figuraba en la campaña de la candidata del PP, pero ésta quiso acercarse a conocer la labor de ambos socialistas para prestar atención a a personas con discapacidad y en riesgo de exclusión a través de la Fundación Alma Tecnológica, de la que Redondo es presidente y Leguina patrono.

El apoyo a Ayuso de Nicolás Redondo

Igualmente crítico con Sánchez, de manera harto expresiva, es el el ex secretario general de los socialistas vascos y hoy presidente de la asociación ‘La España que reúne’, Nicolás Redondo Terreros, quien sostiene que Pedro Sánchez ha traicionado los principios éticos del PSOE, “con pactos como el de HB Bildu, realizados por conveniencia y ambición, que han devuelto al país a la España en blanco y negro”.

fotonoticia_20210422142238_1024 (1) (640x480)

Los socialistas Redondo y Leguina apoyan a Ayuso.

En cuanto al libro de Leguina, vuelven a venir a colación y no de modo favorable como Pepiño Blanco o Zapatero en un recorrido por la biografía personal y política de Pedro Sanchez, aprovechando para recordar la poca confianza que a Rubalcaba le merecían, como luego se vería con su postura sobre el País Vasco y Cataluña, las ideas de Pedro Sánchez. En ese sentido, Leguina insiste en que Sánchez es un mentiroso y que sus promesas no se cumplen nunca. Al contrario, considera que en su camino hacia lo que califica de “caudillismo” no se ha detenido en anda, incluyendo la destrucción de lo que fue el Partido Socialista y el modo de funcionar internamente.

Para hacerse una idea del contenido del libro basta con fijarse en los títulos de los capítulos, que abiertamente critican el escaso respeto a la Constitución de Sánchez, su ya citado caudillismo, sus cesiones y derivas en el caso catalán y vasco; los errores de alguna de las leyes estrella de su mandato como la llamada “Ley Celaá” o la de la Memoria Democrática, que califica de “Leyes para el enfrentamiento”; el asalto de la división de poderes, la invasión podemita y otra serie de aspectos esenciales en la construcción del Estado. Y también critica la actual gestión de las crisis a que se enfrenta España, desde la pandemia a la inmigración ilegal Al final se pregunta si tiene arreglo En que ha convertido Sánchez al PSOE

Asume Leguina que España y el Sanchismo son dos realidades incompatibles y de modo expreso se refiere a que no es posible negociar con partidos que tiene a sus dirigentes en la cárcel y que están dispuestos a repetir los actos que los llevaron allí. Y como opina Redondo, dice que la política no es sólo negociar, sino también negar. En suma, Leguina propone la necesidad de que los partidos constitucionalistas se pongan de acuerdo en propiciar una nueva transición, en suma, lo que como ha ocurrido en otros países como Alemania, un gran pacto de Estado. @mundiario

Leguina propone un pacto de Estado y critica sin miramientos a Sánchez
Comentarios