La crisis española exige un profundo cambio que garantice la entrada de aire fresco

Bandera de España. / Mundiario
Bandera de España, un país en dificultades.
No pasa nada por abrir la ventana y que entre aire nuevo. Una corriente de aire que renueve el ambiente y con ella la aportación de nuevas semillas que seguro germinarán con mayor fuerza y vigor.
La crisis española exige un profundo cambio que garantice la entrada de aire fresco

Y encima se indignan, se ponen nerviosos y patinan una y otra vez. A vuela pluma, ¿alguno de vosotros recuerda algún político y o personaje de esos de los que sale por la televisión que no lleve más tiempo que la misma televisión en el aparato? Si lo asimilamos a lo culinario tiene fácil explicación, veamos:

Democracia autonómica a lo monegasco

con las sutilezas que aportan los partidos,

los matices de los medios de comunicación,

una banca poco hecha,

un empresariado bien pasado,

los aromas del trabajo,

y para postres unas guindas de predicadores radiofónicos.

Amenizado con Bodegas de Sindicatos Relucientes.

Para esos que abanderan nuevos programas desde los laboratorios de ideas del Dr. Kaduko que empezaron con la libreta de espiral y que lo reexplican con el tablet , sencillamente estos programas están vacíos y son infumables.

No pasa nada por abrir la ventana y que entre aire nuevo. Una corriente de aire que renueve el ambiente y con ella la aportación de nuevas semillas que seguro germinarán con mayor fuerza y vigor.  Esta nueva gente es la que necesitamos como País.

Y siguiendo con lo culinario tiene fácil solución, veamos:

Democracia autonómica solidaria

con el amateurismo de los partidos,

la independencia de los medios de comunicación,

una banca más transparente,

un empresariado sin lastres políticos,

la conjunción del trabajo y la familia,

y para postres una sociedad sencillamente reconocida.

Amenizado con Bodegas de Sindicatos Representativos.

La crisis española exige un profundo cambio que garantice la entrada de aire fresco
Comentarios