El fiscal general de Colombia se ve acorralado por el caso Odebrecht

Néstor Humberto Martínez. RR SS.
Néstor Humberto Martínez, fiscal general de Colombia. / RR SS.

El caso de corrupción más grande de Latinoamérica ahora va tras el fiscal general colombiano luego de que se registrara la muerte de un testigo clave y de su hijo por envenenamiento de cianuro. El presidente Duque solicitó la intervención de un fiscal especial para tratar el escándalo.

El fiscal general de Colombia se ve acorralado por el caso Odebrecht

Un terremoto político sacude a Colombia a causa del caso Odebrecht. La trama de corrupción más grande de América Latina podría cobrarse el cargo del fiscal general colombiano Néstor Humberto Martínez gracias a las grabaciones de una conversación que mantuvo en 2015 con Jorge Enrique Pizano, testigo principal del caso Odebrecht, fallecido por un supuesto infarto hace 10 días. Ahora que las conversaciones se han hecho públicas, muchos son los que cuestionan su papel frente al organismo encargado de investigar los sobornos millonarios.

El presidente Iván Duque lo respaldó, sin embargo, para salvaguardar la integridad del caso, ha pedido que un fiscal especial se haga cargo del caso, al igual que el procurador, Fernando Carrillo. A pesar de esto, la oposición no se fía y solicita la renuncia del fiscal. Martínez sostiene que las grabaciones no demuestran nada, solo que mantuvo una colaboración con Pizano, que fue auditor de uno de los proyectos en los que participó la constructora brasileña.

Los audios fueron difundidos por el informativo Noticias Uno, y dejan claro que Martínez estaba al tanto de las irregularidades de la compañía en la construcción de un tramo de la Ruta del Sol, una de las principales vías del país. En aquel momento, el fiscal general era abogado del Grupo Aval, un conglomerado bancario que controla Corficolombiana, una firma que también estuvo implicada en la obra. Ahora, la familia de Pizano solicita que se hagan públicas todas las grabaciones.

En uno de los audios se escucha cómo Martínez reconoce que no sabía con exactitud en qué actividades estaba metida la constructora. “No sabemos si es que les están dando plata a los paramilitares. Si hay corrupción, se la están robando ellos de hijueputas ladrones… Venga, le digo cuál es la tesis que estamos trabajando: no sabemos si estos hijueputas están pagando coimas desde aquí para Gobiernos extranjeros y no sabemos si están pagando coimas aquí al Gobierno colombiano”. En el audio también se escucha a Pizano preguntar si acaso sigue indagando o se queda quieto, a lo que el abogado responde: “No. Quieto, quieto”.

Pizano había detectado irregularidades en el trabajo de revisión de las cuentas. “No me informaban de la totalidad de los contratos… Empecé a detectar que los objetos se duplicaban, que los entregables no estaban y así fue cómo se empezó a realizar la investigación por mi parte. Yo simplemente informé a mis superiores”, se le escucha decir al auditor. En ese momento, desconocía por completo que esa obra estaba asociada con los sobornos de 84.000 millones de pesos, más de 28,5 millones de dólares, de Odebrecht.

El letrado asumió el control de la Fiscalía en agosto de 2016, bajo el mandato del expresidente Juan Manuel Santos. Con las sombras de dudas por todos lados, Duque asegura que es necesario pasar el caso a un fiscal especial para “llegar hasta el fondo” de la trama. “Yo creo que se va a requerir. Primero el fiscal general de la nación ya se había declarado impedido y había designado a la vicefiscal, y la vicefiscal también está pidiendo [un fiscal] ad hoc”, dijo el mandatario.

“En otro país el fiscal hubiera renunciado por decencia. En Colombia lo que tenemos es un régimen de la corrupción y un sistema de impunidad", criticó con dureza el senador Gustavo Petro, el excontricante de Duque en los pasados comicios.. @mundiario

El fiscal general de Colombia se ve acorralado por el caso Odebrecht
Comentarios