A diez días del referéndum británico, el Brexit no parece imposible

Imagen promocional del Tour Eurochannel de Cortometrajes.
Imagen promocional del Tour Eurochannel de Cortometrajes.

Los partidarios del Brexit parecen movilizar transversalmente variados sectores de la población. Haciendo del control de fronteras el eje del debate del referéndum, los euroescépticos demuestran una movilización que parece no existir en las filas de los partidarios de la UE.

A diez días del referéndum británico, el Brexit no parece imposible

La sombra del Brexit pende sobre el Eurochannel.  Los partidarios del Brexit parecen movilizar transversalmente variados sectores de la población. Haciendo del control de fronteras el eje del debate del referéndum, los euroescépticos demuestran una movilización que parece no existir en las filas de los partidarios de la Unión Europea.

Faltan pocos días para el jueves 23, cuando el electorado británico decida sobre la salida de la UE (exit, conocida como Brexit) del Reino Unido o su permanencia (remain). Nuevamente, en menos de dos años, el premier tory David Cameron cumple una promesa electoral en forma plebiscitaria que puede determinar el fin de su carrera política, como ya le ocurrió en septiembre  de 2014 con el referéndum escocés de independencia.

En esta ocasión, Cameron no es mayoritario en el amplio mundo de la derecha. Por una parte, la extrema derecha de la UKIP de Nigel Farage es abiertamente partidaria de la salida británica, pero también lo es el ex alcalde londinense Boris Johnson, la mitad del grupo parlamentario conservador y varios ministros del cabinet de Mr Cameron. El Brexit parece mayoritario en el electorado mayor y también parece contar con una fidelidad acusada. Movilizarán a tope sus simpatizantes.

Esta participación parece más dudosa en el ámbito de los partidarios del remain en la UE. Éstos cuentan con el partido laborista (si bien su líder, el izquierdista  Jeremy Corbyn, no se ha mostrado muy entusiasta), salvo un minúsculo sector refractario, con los lib dem, los verdes, la inmensa mayoría sindical de las Trade Unions (con la excepción de los panaderos y algunos transportistas) y con los nacionalistas escoceses del SNP, galeses del Plaid Cymru y norirlandeses del Sinn Fèin.

Claro es que la clave del remain  escocés o galés está vinculada a una vocación de soberanía nacional, pero dentro de la Unión Europea. Una corriente de soberanismo europeísta que conecta con el que defienden en Catalunya Esquerra RepublicanaConvergência y el PNV en Euskadi (e incluso EA dentro de EH-Bildu). Para los nacionalistas escoceses y galeses la Unión Europea es el marco en el que quieren vivir independientes. Para los escoceses del SNP el triunfo del Brexit, además, les permitiría replantear el NO de sepiembre de 2014 y exigir un nuevo referéndum de independencia.

¿Significa esto que peligra la permanencia del Reino Unido en la UE? Para las casas de apuestas no y se trata éste de un negocio al que no se le puede negar experiencia y know how. Pero en el ámbito especìfico de las encuestas electorales, ya han aparecido encuestas que le otorgan la victoria al Brexit por cinco puntos. Y es que la campaña del Brexit se lee en los omnipresentes tabloides ingleses y se apoya fundamentalmente en el restablecimiento del control de fronteras. Control de fronteras no principalmente como garantía de seguridad ciudadana -que también-, sino de mejores salarios y más empleo, al descender la oferta de ciudadanos de otros países de la UE, singularmente de la Europa oriental.

Por tanto, este argumento del control de las fronteras sirve para activar extraordinariamente y transversalizar (interesa a trabajadores, jubilados, residentes de origen foráneo ya establecidos…) la campaña del Brexit. Por lo que los partidarios del remain necesitan la participación masiva de los jóvenes de menos de 35 años y de toda la capacidad de movilización, hasta ahora inédita, del Labour Party y de las Trade Unions.

La Unión Europea no será la misma sin el Reino Unido, aunque en Bruselas hay quien prepare el plan B para reformarla en un sentido federal si los británicos euroescépticos la abandonan. Sin duda, el gran capital financiero es partidario del remain y agitará la campaña los últimos días. Pero a menos de diez días, la sombra del Brexit pende sobre el Eurochannel.

 

 

A diez días del referéndum británico, el Brexit no parece imposible
Comentarios