¿Está reaccionando la sociedad española ante los casos de corrupción del PP?

Montaje aparecido en Twitter sobre la situación de Mariano Rajoy.
Montaje aparecido en Twitter sobre la situación de Mariano Rajoy.

A raíz de publicarse mi último análisis del rotundo fracaso de la política de comunicación del PP y del Gobierno, alguien se preguntaba, de manera irónica: ¿pero tienen política de comunicación?

¿Está reaccionando la sociedad española ante los casos de corrupción del PP?

A raíz de publicarse en MUNDIARIO mi último análisis del rotundo fracaso de la política de comunicación del PP y del Gobierno, alguien se preguntaba, de manera irónica: ¿pero tienen política de comunicación?

Creo que podemos responder, categóricamente, que sí. Dicha política es, sin duda,  la mentira, el silencio culpable o las salidas por los “cerros de Úbeda” de determinados portavoces. La prueba es que, tras un duro auto judicial del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, en el que se afirma que hay firmes indicios de una contabilidad B, continua en el tiempo, y una corriente financiera de cobros y pagos en negro en el partido del gobierno, se sigue negando la mayor.

Está claro que Su Señoría, el juez Ruz, no es un imbécil, que hace las cosas a la ligera, y que se encuentra inmerso en una campaña de acoso y derribo del PP y del Gobierno.

La comparecencia de la señora Secretaria General del Partido Popular, desmintiendo, una vez más, las pruebas mostradas en el auto judicial, y pidiendo algo así como que le defienda la Fiscalía, en un acto jurídico insólito, pone de de manifiesto un grave error político. El ministerio fiscal no puede ser cómplice del engaño. Si tienen papeles que desmientan lo indicado, que los presenten ante el juez, no ante el fiscal.

Sé muy bien que lo que voy a plantear, desde el punto de vista periodístico, no sería muy correcto, pero algún amigo y contertulio me ha comentado:

— ¿No sería más conveniente preguntarle a la señora Cospedal lo siguiente? ¿Cree usted que el Partido Popular y Gobierno piensan que los ciudadanos españoles son tontos?

Probablemente, si algún periodista osase formular la cuestión,  respondería que no o se escandalizaría.

Sin embargo, todo parece indicar que muchos dirigentes populares si lo creen. Piensan que la opinión pública es idiota y manipulable, que sus fieles militantes lo son sin cuestionarse nada de nada, que seguirán depositando la papeleta en la urna en las próximas elecciones “aunque esté lloviendo mucho” (Mariano dixit).

El PP pasaba por allí

Tras la sentencia y condena a cuatro años de prisión del ex presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, al que Rajoy no dudó en calificar de “ciudadano y político ejemplar”, parece no haber  existido nunca ni haber militado y presidido el Partido Popular en la provincia levantina. Es de vergüenza para muchos ciudadanos.

Y qué decir de la adjudicación del control de los hospitales de Melilla a la empresa del ex consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, el señor Lamela, hoy imputado por tráfico de influencias, y que el ministerio de Sanidad alegue ignorancia y que no sabía que dicha empresa era de dicho señor. Otra vergüenza sin paliativos.

Está claro que si el PP no disecciona el problema, si no asume los errores del pasado, si no da explicaciones veraces, si retrasa la depuración de responsabilidades de ciertos dirigentes del “aparato del partido”, que dejaron hacer, está condenado a sufrir una falta de credibilidad  permanente. Cada minuto que pase, juega en su contra.

¿Nula reacción ciudadana ante la corrupción?

Sin embargo, en buena parte de los militantes y simpatizantes populares, si bien en principio pareció que se indignaban y pedirían cuenta a sus dirigentes, lo cierto es que aquel ímpetu inicial parece haber descendido a niveles muy bajos.

Todo indica que se ha apoderado de ellos una especie de fatalismo cómplice. Un especie de melancolía  galaica, que se resume en aquello de “Está chovendo moito, pero xa escampará”.

Si la sociedad española no reacciona, si no pasa factura ante estos hechos graves, si no fuerza un cambio en la clase política de nuestro país, nos convertiremos en un pueblo de muertos vivientes. Sin solución alguna. Esperemos que no sea así. El tiempo lo dirá.

¿Está reaccionando la sociedad española ante los casos de corrupción del PP?