Corea del Norte adopta posiciones de combate contra Estados Unidos

El objetivo serían las bases estadounidenses en el continente, así como Guam y Hawai debido a la realización de maniobras militares conjuntas con Corea del Sur.
Corea del Norte adopta posiciones de combate contra Estados Unidos

El ejército de Corea del Norte ha adoptado posiciones de combate para atacar las bases norteamericanas en el continente asiático, así como a los territorios de Guam y Hawai, tal y como informó la agencia de noticias oficial del régimen comunista, KCNA.

Las tensiones en la península de Corea vienen de lejos, de la antigua Guerra de Corea de los años cincuenta, que separó la pensínsula en los dos países actuales, la comunista Corea del Norte y la capitalista Corea del Sur. Pero desde hace menos de una década, la polémica entre ambas naciones volvió a primera línea de política internacional tras diversas maniobras militares, entre las que destacan los ensayos norcoreanos con armas nucleares en el mes de febrero y la cancelación de los pactos de no agresión firmados en 1991.

Este posicionamiento  ya fue anteriormente advertido por el Mando Militar de Corea del Norte, tras la participación de varios bombarderos estadounidenses B-52 en maniobras militares con el ejército surcoreano, que finalizaron esta primavera, y que fueron consideradas desde el vecino norteño como una "provocación intolerable", así como los intentos de ataque fallidos por parte de Corea del Norte.

Reacción en Corea del Sur y Estados Unidos

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye advirtió  que "la única forma de que Corea del Norte sobreviva" es que "abandone sus provocaciones". Ademas, durante el homenaje en el tercer aniversario del hundimiento del buque Cheonan, del que se culpabiliza al país comunista, Par Geun Hye señaló que Corea del Norte debe convertirse "en un miembro responsable de la comunidad internacional". Según la presidenta, la mejor manera para esta conversión reside en la renuncia voluntaria a las armas nucleares.

Además, el ministro de Defensa, Kin Kwan Jin, ha instado al ejército a permanecer en alerta máxima para responder ante cualquier mínimo ataque procedente del norte, ya que es partícipe de que una fuerte represalia es la mejor estrategia disuasoria. Al mismo tiempo, tranquilizó a la población al asegurar que no se había detectado ningún movimiento inusual desde Corea del Norte.

Esa misma línea es la que se defiende desde el Departamento de Defensa estadounidense. El portavoz del Pentágono, George Little, ha reconocido que está "preocupado" por las amenazas" pronunciadas desde Pyongyang. Además, afirmó que las Fuerzas Armadas están "listas para cualquier tipo de contingencia", y añadió que " se necesita dejar de poner en riesgo la paz de la penísula coreana" porque "no ayuda a nadie".

Todo hace preever que las próximas horas serán cruciales para un conflicto que mantiene en vilo a varios países del continente asiático, entre los que destacan Japón, China y Rusia, aparte de las dos partes implicadas y los Estados Unidos y, que de aumentar las tensiones, podría converger en un nuevo frente armado, sobre todo tras la proclamación desde el régimen de Kim Jong-un de que una Segunda Guerra de Corea era inevitable.

Comentarios