El comecocos más estresante: España está “enganchada” al Super Mariano Bros

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno.
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno.

Mariano Rajoy camina al borde del “Game Over”, mientras sus fontaneros tratan de llegar al final de la legislatura. Nuevo capítulo de 'Suspiros de Expaña' en MUNDIARIO.

El comecocos más estresante: España está “enganchada” al Super Mariano Bros

Ahí tienes a Arriola, Moragas, Álvaro Nadal, Carmen Martínez Castro, Soraya Saenz, Dolores de Cospedal, Alfonso Alonso, Carlos Floriano y demás fieles miembros de la guardia personal de Rajoy, míralos, condenados a pasarse las vacaciones de verano practicando el último grito en video-juegos “made in Spain”: Super Mariano Bros. Ni a la mente calenturienta de Miyamoto, el perverso padre de Mario ídem, se le habría ocurrido un comecocos tan estresante. Porque una cosa es tratar de llevar a un fontanero virtual entre obstáculos, monstruos y ejércitos del rey Koopa hasta el final de un juego. Y, otra, muy distinta, tratar de llevar a un Presidente real hasta el final de una legislatura. Quiero decir que, te aparece de repente un inesperado “Game Over” en el largo y tortuoso camino del genuino Mario Bros por el “reino de champiñón” y, chico, aprietas un simple botón y todo vuelve a empezar de nuevo. El problema es si aparece el “Game Over” en la pantalla de plasma del Partido Popular, ante Dios, la historia y los chicos de la prensa. Si de repente España, Europa, el mundo de papel del Finantial Times, el NYT, sitios así, descubren que Mariano Bros se ha quedado sin vidas.

Un Mario Bros político en vez de fontanero

Yo, porque no soy Shigueru Miyamoto, el flamante premio Príncipe de Asturias que ha hecho pasar a tantas generaciones muchas más horas con Mario que el mismísimo maestro Delibes. Si no, estaría trabajando ya en una nueva versión de Mario Bros que fuese político en vez de fontanero, español en vez de apátrida y que, en vez de intentar conquistar castillos, intentase conquistar o mantener palacios de La Moncloa. Un nuevo personaje de Nintendo, a ver si me entiendes, enfrentándose a Bárcenas, Pedro Jotas, jueces Ruz, apuntes contables, cuentas en Suiza, SMSs, grabaciones, recibís, informes de la UMED y obstáculos y trampas de esa naturaleza (ERES, casos Palau, juezas Alaya, operaciones Campeón, etc) como nuevos y originales retos de videoconsola. Tendría su coña esa versión en la que los fontaneros no serían los protagonistas, sino los jugadores. Contemplar a esos colegas de profesión de Mario, Arriolas, Moragas, Nadales, Martínez Castro y sus homólogos en partidos distintos y distantes, intentando que no se les acabasen las vidas a sus respectivos “caudillos”.

Digo yo que, con lo de Bárcenas y la cosa, podríamos aprovechar la desatada inercia nacional para desarrollar las peripecias de Super Mariano Bros como sofisticado videojuego en serie “made in Spain”. Si hace décadas que se venden como churros las aventuras interactivas de un fontanero jugándose su vida, ya me dirán ustedes por qué no pueden cuajar en el mercado las aventuras interactivas de un político, un presidente, jugándose su carrera. Que este asunto tiene futuro, lo que yo te diga. Con la ventaja añadida de que sería un producto genuinamente español con un enorme potencial para la exportación allende nuestras fronteras, ¿me oyes, De Guindos?, como muy bien demuestra el interés que ha despertado en la opinión publicada internacional.

Un juego con diferentes niveles de dificultad

De manera que a ponerse todo Dios las pilas, ¿eh? En cuanto regresen los fontaneros y los guardaespaldas populares de Rajoy de sus atareadas vacaciones practicando en los simuladores, propongo una lista de niveles de dificultad para poner cachondos a los futuros usuarios:

> Nivel uno: ¿Cómo atravesar un campo de minas de cuentas y cuentos de Suiza?

> Nivel dos: ¿Cómo deshacerse del cuerpo del delito…? Un exTesorero en nómina, un Pujol pringao, un Griñán en la Consejería equivocada en el momento inoportuno…

> Nivel tres: ¿Cómo evitar que se te caiga “El Mundo” con comillas y sin ellas encima?

> Nivel cuatro: ¿Cómo comparecer ante el Parlamento cercado por SMSs, apuntes contables, dimes y diretes, y no morir, políticamente, claro, en el intento?

Niveles 5,6, 7: Caminar sobre las arenas movedizas del CIS; perder más aceite electoral en la última consulta demoscópica que en la anterior, pero menos que en la siguiente; salir vivo de las declaraciones en sede judicial de la Secretaria General en activo y otros dos antecesores en el cargo.

 > Y Nivel 8: (Máxima dificultad) Que considerando los hechos,  las pruebas, los testimonios, un juez Ruz decida si  coloca el dedo pulgar de la Justicia hacia arriba o hacia abajo.

¡A que mola, tronco…!

La sombra alargada del “Game Over”

Si esto que les propongo no es un videojuego apasionante, que venga el maestro Miyamoto y lo vea, oye. ¿Llegará Mariano Bros al final de la partida legislativa? Hombre, por una parte yo qué sé y por otra qué quieres que te diga. El Presidente camina al borde del “Game Over” como inquilino de La Moncloa. Sobre la cabeza de Rubalcaba pende como una espada de Damocles el “Game Over” en su aventura personal e intransferiblede la calle Ferraz. No sé si alguna de las Sorayas podría siquiera iniciar una partida como suplente de Super Mario. Y, si los españoles dicen la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad en las encuestas, igual tenemos que acabar declarando el “Game Over” político patrimonio nacional. O sea, como los italianos.

¡Pero, bueno, a lo que íbamos! Este verano estamos presenciando un nuevo misterio de la Trinidad: tres derechas distintas y un solo presidente verdadero. Una, la derecha especializada en “fontanería”, se entretiene intentando llevar a Mariano Bros hasta el final de la legislatura. Otra, la derecha que aún se aferra a la “esperanza”, se ha llevado a la playa “Los Idus de marzo” de Thornton Wilder, digo yo que como libro de texto para intentar aprobar su asignatura pendiente en septiembre. Y luego está la derecha sociológica, esa que dejó atada y bien atada Manuel Fraga con su “meigallo” galaico de la mayoría natural, ¿recuerdas? Otros veranos aprovechaba para hacer etapas del Camino de Santiago. Éste, con Bárcenas sobre el tejado de zinc caliente de la calle Génova, lo está aprovechando para buscar en el mapa un camino electoral en busca del centro perdido.

El comecocos más estresante: España está “enganchada” al Super Mariano Bros
Comentarios