La única alarma ante el 20-D es el supuesto 40% de indecisos

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos.
Albert Rivera, presidente de Ciudadanos.

Votemos lo que votemos, seguirá habiendo una inclinación a izquierda o derecha. Lo único lamentable es la supuesta indecisión de un 40% del electorado.

La única alarma ante el 20-D es el supuesto 40% de indecisos

Cada día es más urgente interponer mentís a los lugares comunes en boca y en dígitos de informantes y malinformados: es absolutamente falso que nunca haya habido cuatro partidos a lo largo de la democracia abierta en el 79.

En aquellas primeras elecciones bajo la Constitución obtuvieron numéricamente representación UCD, PSOE, PCE y AP.

Por último: no elegiremos líder, aunque parezca influir el ser más o menos joven y guapo, en la casa del candidato o en la nuestra. Las mujeres todavía esperan turno.

Aplazamos en esta columna, como nos hemos propuesto, cualquier tipo de comentario a priori. Sólo tras el escrutinio podrá hablarse sobre tierra firme del futuro.

Siempre hemos considerado un error no prohibir las encuestas de estimación de voto al menos 30 días antes de los comicios.

Precisamente esta inflación de vaticinios, propaganda, entrevistas, debates remedando las campañas a la USA para elegir al presidente de Occidente, tiene maldita la gracia.

La única hipótesis novedosa se despejará cuando sepamos si Ciudadanos es un inequívoco partido bisagra, pues en modo alguno puede considerarse así a la fenecida, en aquella funesta pero obligatoria Transición tras el tránsito del gerente del reino sin Rey, UCD.

La única alarma ante el 20-D es el supuesto 40% de indecisos
Comentarios