Boris Johnson deberá convencer al DUP de corroborar su acuerdo de Brexit

Arlene Foster, jefa del DUP.   / Twitter
Arlene Foster, jefa del DUP. / Twitter
El Gobierno del Reino Unido ha encontrado en su principal socio también a su principal obstáculo. No obstante, los presagios invitan al optimismo.
Boris Johnson deberá convencer al DUP de corroborar su acuerdo de Brexit

El Gobierno británico se ha topado con que su principal aliado legislativo es el mayor obstáculo para la salida de la UE. Los unionistas de Irlanda del Norte, agrupados en el partido DUP, se niegan a ceder al proyecto de Downing Street. La jefa del partido Arlene Foster, y Nigdel Dodds, su portavoz en el Legislativo, han emitido este jueves un comunicado conjunto en el que rechazan tajantemente el pacto de Brexit que Londres alcanzó este mismo jueves con Bruselas. Dentro de sus argumentos están los siguientes tres: el espacio aduanero, las disposiciones que contemplan el "principio de consentimiento" (por el cual la Asamblea norirlandesa tendría plaza en la mesa redonda de la toma de decisiones) y aspectos que tienen que ver con la gesitón del IVA en el territorio. Eso sí, en el Reino Unido se confía de que Boris Johnson logre convencerlos de hincar la rodilla. El primer ministro ha pasado los últimos tres días intentando ganarse la bendición de Foster y Dodds.

Los actores no pueden terminar de fijar sus posiciones a raíz de la amenaza de unas elecciones generales, que se ven inminentes. El partido arrasó en Irlanda del Norte a otras fuerzas unionistas mucho más radicales, y su poder se vio reforzado tras su acuerdo hace dos años de estabilidad parlamentaria con Theresa May, exprimera ministra. Los euroescépticos más radicales conectaron sus decisiones a la línea marcada por la DUP, y tomaron el principio de integridad territorial del Reino Unido como modo de vida para enfrentarse al famoso backstop, la salvaguarda irlandesa que creó Bruselas para preservar la paz alcanzada tras los Acuerdos de Viernes Santo en 1998.

Desde que Johnson tomó las riendas del Gobierno, la influencia de los norirlandeses ha ido menguando de a poco. Los votos de sus 10 diputados han dejado de ser importantes. Con todo, su posición política en su país es bastante delicada. Hay ya bastantes voces críticas internas que empiezan a temer que al final se terminarán rindiendo. Los cambios demográficos en la región no han hecho sino fortalecer pla posición de ls republicanos del Sinn Féin, explica El País, partidarios de la reunificación británica y de la permanencia en el club continental. Los acuerdos de paz diseñaron un mecanismo de gobierno tildado de "doble llave" en el cual todas las decisiones legislativas y ejecutivas debían partir del pacto entre republicanos y unionistas. El Ejecutivo se compartía por turnos. No obstante, el DUP se equivocó en muchos puntos y dio pie a escándalos que han paralizado la región. El Parlamento de Belfast está con candado, Londres cuenta a día de hoy con las competencias en el territorio, y la sociedad de Irlanda del Norte empieza a hartarse del conservadurismo social de la agrupación.

El primer ministro del Reino Unido tendrá que exhibir sus habilidades para salvar el honor de sus bastones y convencerlos de que el acuerdo del Brexit es justo lo que todos habían soñado. @mundiario

Boris Johnson deberá convencer al DUP de corroborar su acuerdo de Brexit
Comentarios