Barcelona se incendia tras la insinuación de indulto hecha por Miquel Iceta

Josep Rull, político catalán. / Twitter
Josep Rull, político catalán. / Twitter

Grandes líderes independentistas y del partido de Gobierno han criticado la ocurrencia del líder socialista, que pese a todo no ha querido rectificar.

Barcelona se incendia tras la insinuación de indulto hecha por Miquel Iceta

Miquel Iceta se ha metido en un buen lío luego de declarar a RAC-1 que podría pedir un indulto para los líderes independentistas que han sido enviados a prisión por el desafío secesionista catalán. El candidato del PSC agitó de entrada las aguas que le unen con el PSOE, que ante la magnitud de tremenda ocurrencia se desmarcó rápidamente de ella. A las críticas del partido socialista se han unido ERC y el PDeCAT por considerar ese gesto como "incoherente". El PP, por su parte, la calificó de "lamentable".

Especialmente llamativa ha sido la reacción de Josep Rull, de Junts per Catalunya, quien le ha espetado que intentó aprovecharse de la situación de los líderes independentistas para enviar un mensaje conciliador con este sector. "Si Iceta quería limpiar su conciencia es un asunto personal suyo, pero dudo que pueda hacerlo", le atacó. "Nos perjudica, porque nos señala como culpables de rebelión, sedición prevaricación, malversación…”, agregó Rull, quien acusó al líder socialista de dar por hecha la sentencia y condena contra los exconselleres arrestados. "Somo inocentes", alegó.

"El PSOE cada vez se parece más a estas mantas que cubren los pies o la boca, pero no pueden cubrir los pies y la boca a la vez, y estas incoherencias y límites de la costura se expresan incluso en plena campaña electoral", criticó por su parte Jordi Xuclá, diputado por PDeCAT. Xuclá advirtió que era una "mala pasada" que Ferraz no haya dado su visto bueno para el plan de Iceta y que, lo que es peor, le "ponga piedras en el camino".

A todas estas, el vocero de ERC en el Congreso nacional, Joan Tardá, quiso destacar que el líder del PSC no ha mostrado nunca "solidaridad" con los presos y lamenta que el PSOE no haya tomado todavía ninguna acción parlamentaria para denunciar "el atropello a los derechos civiles", lo cual, en su opinión, quiere decir "que personas honradas y que no están sujetas a ninguna sentencia estén privadas de libertad".

A la piña antisocialista se ha unido incluso Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidente de Gobierno. La segunda del Ejecutivo se ha mofado de Iceta y le pidió que deje que sean los jueces los que decidan el curso de las cosas. Rafael Hernando, portavoz del PP en la Cámara Baja, también quiso unirse a la fiesta y tachó las palabras de Iceta de lamentables y de ser un auténtico "despropósito". A Hernando le preocupa que la propuesta de Iceta le de gasolina a los independentistas y su tesis de que en España hay "delincuentes políticos".

Iceta a lo suyo

Casi ajeno a la tormenda que desató con sus palabras, el candidato del PSC para los comicios del 21 de diciembre dijo este jueves a TVE que se mantenía firme en su posición, pues es lo justo para "cerrar heridas". "Si hay consecuencias judiciales de este tipo tendremos que plantear esta cuestión y lo que no me gustaría es pensar que soy el único que está reflexionando cómo curar una ruptura en la sociedad catalana", explicó. Respondió también a Rull al asegurar que no da por hecha ninguna condena todavía.

También ha dicho que "nadie está por encima de la ley y la justicia debe actuar y si considera que hay delitos los debe condenar". No obstante, ha dicho también que, a su juicio, "el origen del conflicto ha sido político y por tanto la política tendrá que encontrar los mecanismos para que la sociedad pueda reconciliarse y para no tener todos una hipoteca que nos impida avanzar”. Como si no quisiera encender más a Hernando, a quien nunca le faltan motivos para subir el tono.

De igual forma quiso lavarle la cara al PSOE, pues destacó que su ocurrencia fue puramente suya y que nunca la consultó con el equipo de Pedro Sánchez. "Si estuviera en su lugar estaría maldiciendo los huesos de ese Iceta que dice cosas sin avisar y que a veces nos descoloca”, señaló.

Tal y como escribió este autor, la movida de Iceta tomó con los pantalones en la mano a medio mundo. El líder socialista sabe que hay bastantes almas descarriadas del movimiento independentista que buscan en dónde acobijarse tras el desenlace del proyecto soberanista del expresidente Carles Puigdemont. La propuesta de un indulto se vio como un guiño hacia esas almas precisamente, pero lo cierto es que su rectitud contra la separación de España y Cataluña le quitaron todo el crédito ante los ojos de quienes lideraron dicho emprendimiento. Así que encima de no haber hecho ninguna gracia en Barcelona, se tiró a España en contra. @mundiario

Barcelona se incendia tras la insinuación de indulto hecha por Miquel Iceta
Comentarios