Sánchez protege a Cerdán, su emisario con Puigdemont, y abandona a Ábalos

Pobre Ábalos [640x480]
Ábalos se siente abandonado por Sánchez./ RR.SS./F.R.
Santos Cerdán es hoy el hombre más próximo y de mayor confianza de Sánchez, a quien le encarga la delicada misión de entenderse con Puigdemont.
Sánchez protege a Cerdán, su emisario con Puigdemont, y abandona a Ábalos

Viendo el avance del caso de Koldo García, sus conexiones y los personajes que aparecen en escena y sus ramificaciones, a uno se le ocurre la excelente comedia dramática que con este argumento hubiera construido Pirandello o una película de Berlanga o un vodevil a la francesa. Es curioso que en estas historias de corruptos siempre aparecen burdeles, profesionales y derivadas, desde el caso Roldán a los EREs, de Títo Berni y ahora en la propia biografía de Koldo García. Aparte de esta anécdota, el caso actual está teniendo un curioso efecto. Tras la dramática, pero bien construida despedida de José Luis Ábalos y su queja dolorida, dentro del propio PSOE la responsabilidad original de los actos del que fuera mano derecha del despedido apunta hacia quien lo trajo a Madrid e influyó para colocarlo, como hombre de confianza al cuadro escénico del Ministerio de Transportes, que fue la lanzadera para sus fechorías. Y ese foco se dirige hacia el hoy secretario de organización y hombre clave del aparato de Pedro Sánchez para desarrollar sus compromisos con Puigdemont, conforme el dictado de éste para su apoyo tasado. Para algunos, luego de su forzada baja en el grupo socialista y en el partido, arrumbado al grupo mixto, Ábalos pasa a ser una víctima de un tinglado del que, admitiendo su inocencia, al que fue ajeno, ya que, por lo visto, no enteró de los tejemanejes de su mano derecha. Pero ya lo dijera Duverger: “El poder es un botín que se reparte entre los amigos”. Todos lo hacen. Escuchando la despedida de Ábalos uno recordaba aquello que dijo el poeta George E. Wooberry: “La derrota no es el peor de los fracasos. No haberlo intentado es el verdadero fracaso”.

Es una afortunada imagen que Santos Cerdán, hoy el hombre más próximo y de mayor confianza de Sánchez, a quien se encarga la delicada misión de entenderse, al precio que sea, para que Puigdemont deja que el presidente siga tranquilo en la Moncloa, digo que es el vértice de ese triángulo que forman Ábalos y Koldo. Pero el examen de la trayectoria de este electricista parece hacerlo primer responsable de lo que derivó en un cortocircuito con el presente por el modo en que colocó los empalmes. Su proyección desde el Parlamento de Navarra a Madrid fue un vuelco decisivo, si bien en el viaje se llevó a Koldo García, que también instalado, como el propio Sánchez cuenta en uno de los libros que firma y que escribió una de sus asistentes, en el círculo de los leales, dispuestos a cumplir cualquier misión que se le encomendara.

abalos-y-lastra-1280x720 [640x480]
Ábalos con Adriana Lasta y Sánchez, cuando era número 3 del PSOE./RR.SS.

Es curioso que ahora se observan dos enfoques: los que entienden que quien ahora ocupa el número tres del partido que conserva las siglas PSOE, y que ocupa el cargo de secretario organización del que Ábalos fuera descabalgado, sin que sepamos el porqué, se equivocó al confiar en él y colocarle un escolta de seguridad. Otros creen que Ábalos fue sorprendido en su buena fe y que el tal Koldo, a quien otorgó plena confianza y empleos sabrosos (incluida su señora), abusó de aquella. Pero oficialmente, como si fuera totalmente ajeno a los resultados por haberse traído a tal Koldo, Sánchez y el aparato del partido no le hace el menor reproche, y menos contando con la delicada misión que tiene encomendada el navarro Cerdán. Es más, esa confianza la asumió Sánchez con respecto al tal Koldo, como vigilante y custodio de los avales que lo devolverían al control del partido. Y en esa parte de la partitura y guion aparece Cerdán y Koldo en el reparto. Es curioso el papel de cada uno de estos personajes: mientras Ábalos afirmaba que el PSOE nunca pactaría con los independentistas para llegar al poder, Cerdán fue el fontanero esencial de tejer acuerdos con el PNV, Bildu y finalmente con Junts, misión que sigue desempañando con eficiente resultado. Por eso, dentro del PSOE, a partir de admitir su proclamada inocencia, muchos  discrepan del modo en que, pese a no ser investigado ni procesado, Sánchez y el partido lo han abandonado y arrojado a los infiernos, por lo que, aunque ya fuera del grupo socialista, decida conservar el acta y pasarse al grupo mixto, lo que le permite conservar el aforamiento, ante posibles incomodidades futuras. También es humanamente comprensible que este diplomado en magisterio, en excedencia en su empleo, donde apenas se desempeñó unos meses, en un colegio en el lejano pasado, prefiera conservar el empleo mejor remunerado, pese a alguna ligera pérdida, muy superior a lo que ganaría como maestro.

La búsqueda de casos anteriores

Como ya es habitual, Sánchez ha recurrido a buscar en el PP casos anteriores y semejantes del mismo jaez al que ahora lo turba y sus turiferarios en esa rebusca obvian otros y de la propia casa casos, como si en esa miserable historia sólo emerja la derecha y la Gürtel y otras corrupciones, pues no fue el PP el primer partido condenado por esas ilícitas actividades, precisamente.  Cierto que en el caso del PP hubo enriquecimiento personal de los implicados del partido, pero no en el de los EREs, pese a su mayor dimensión. ¿Por qué se olvidan otros casos como si nunca existieran? Por ejemplo, “el caso Mediador” u otros no menos escandalosos como el caso “Filesa”, consistente en la creación de una trama de empresas (Filesa, Malesa y Time-Export), cuyo fin era la financiación ilegal del Partido Socialista Obrero Español, para hacer frente a los gastos originados por las campañas electorales del año 1989.  Esta financiación ilegal consistía en inflar contratos públicos para recibir la comisión correspondiente. Lo que hizo necesdario tipificar como delito la financiación irregular de los partidos políticos.   Por no citar el caso de Urralburo, presidente de Navarra, o de Carmen Salamueva, al frente del BOE. Hay que tener memoria. Y por cierto, conviene aclarar el embrollo de la compra de las inútiles mascarillas por Francina Armengol cuando presidía Baleares y su tardia declamación de los más de tres millones pagados y ahora la devolución a Europa de los fondos usados para su compra.. Ellla tampoco se considera responsablle de nada. @mundiario.

Comentarios