José Luis Ábalos y el derecho romano

José Luis Ábalos, exministro de Transportes. / Mundiario
José Luis Ábalos, exministro de Transportes. / Mundiario
Analizar los problemas políticos desde la perspectiva del derecho ofrece una visión imparcial y objetiva.
José Luis Ábalos y el derecho romano

Mirar los problemas políticos desde la óptica del derecho nos permite un análisis diferente, independiente, y sin tomar partido en términos políticos.

Así observo el episodio en torno a José Luis Ábalos que tiene en vilo a España. Son bien conocidos los hechos de los últimos días. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) le pidió a Ábalos que entregara su acta de diputado fijando, para ello, un plazo de 24 horas.

Ábalos no cumplió -y explicó sus razones en comparecencia pública- y el PSOE le inició un expediente disciplinario con la intención de aplicarle una grave sanción.

Es en este punto en el que me quiero detener.

Los romanos nos enseñaron que, en el Derecho Penal, no hay crimen ni puede haber pena, sin ley previa al hecho del proceso. Este principio general es aplicable al Derecho Administrativo Sancionador y también al Derecho Disciplinario en general; tanto en el ámbito público como en el privado. En este último ámbito estamos, el privado. Es una relación de un militante de un partido político con las autoridades del mismo. No obstante ello, el tema es más complejo y trasciende a ese ámbito por estar el protagonista, José Luis Ábalos, en una función parlamentaria como diputado en el congreso español.

Cabe analizar, entonces, si el PSOE pudo pedirle válidamente la devolución del acta, es decir, si tenía competencia formal y estatutaria para ello. Lo primero que surge en ese análisis es que el acta pertenece al diputado. Nadie pone en duda este extremo. Por ello, resulta difícil imaginar cómo el resistirse a devolver algo que es propio, el acta de diputado, pueda constituir una infracción disciplinaria. No parece razonable que la conducción que llevan a cabo las autoridades del partido, incluya una facultad de ese tipo. Es justamente por ello que misma no está tipificada. Y la tipificación es imprescindible. Cierto es que tiene que haber disciplina en un partido, pero ésta no puede suponer una potestad que viole un derecho del militante, que es a su vez diputado.

Yo creo que el PSOE pudo pedirle lo que le pidió, pero -y es muy importante lo que digo a continuación- no bajo un encuadre de orden o instrucción como se lo hizo, y con un agresivo plazo perentorio. Una acción partidaria innecesariamente lacerante y orientada a dar satisfacción a una meta partidaria coyuntural.  

Por todo lo expuesto creo que, en estas circunstancias, el PSOE no puede sancionar a José Luis Ábalos como pretende. @mundiario

Comentarios