¿Por qué Un maridaje perfecto está en el top 10 de lo más visto en Netflix?

Victoria Justice y Adam Lemons en Un Maridaje Perfecto / Netflix
Victoria Justice y Adam Lemons en Un Maridaje Perfecto / Netflix
La cinta protagonizada por Victoria Justice y Adam Demos se convirtió en una de las favoritas en Netflix a días de su estreno. 
¿Por qué Un maridaje perfecto está en el top 10 de lo más visto en Netflix?

Hace unos días Netflix estrenó A Perfect Pairing, una película protagonizada por Victoria Justice y Adam Demos, quienes interpretan a Lola y Max, un par de desconocidos que por una serie de eventos terminan trabajando juntos en  el criadero de ovejas de los Vaughn; y  al ser una comedia romántica, es más que evidente que terminan por enamorarse, pero como en toda historia, no será tan fácil como se pensaría.

La crítica también parece estar disfrutando de esta historia, pues le han otorgado 80% de aprobación en Rotten Tomatoes, pues consideran que sigue esa línea que Netflix ha marcado para muchas de sus comedias románticas, e incluso especiales de amor navideños, lo que le aseguró ser una película encantadora, disfrutable y que genera una buena sensación al verla. Eso sí, no todo es perfecto en la cinta, y el crítico Tamal Kundu hace una correcta observación al decir que el conflicto entre los protagonistas no tiene fuerza suficiente, lo que hace que la película pierda el clímax principal.

Lo bueno de Un maridaje perfecto

Tal como ya has leído, la fórmula de la película es un éxito en sí, pues tiene todo lo que una comedia romántica debe ofrecer: un guión entretenido pero sencillo de entender, personajes carismáticos con personalidades y motivaciones únicas, así como una buena química entre la pareja protagonista, quienes van desde situaciones ridículas hasta momentos enternecedores, además de manejar un muy buen mensaje respecto a las segundas oportunidades, y que aún cuando una persona no lo merezca, en ocasiones el simple hecho de creer en ella hace que se esfuerce por convertirse en alguien mejor.

La verdad es que poder ver de nuevo a Victoria Justice en un programa divertido resulta todo un deleite, pues ella sabe cómo utilizar la comedia física a su favor, y de hecho es el personaje que más situaciones graciosas genera en la película. Por el contrario, Adam Demos carga con el estereotipo del hombre masculino con un aura de misterio alrededor de él, además de que no podemos negar que es un hombre atractivo, por lo que recrean a la perfección de la típica dupla de las comedias románticas.

Al ser una película actual, evidentemente hacen referencia a distintos tipos de diversidad, pues tanto Lola como su padre son latinos, además de mostrar las relaciones homoparentales, que en este caso está conformada por una pareja lésbica que adopta a un bebé. Si bien puedes creer que este es uno más de los intentos de Hollywood por crear una ‘inclusión forzada’, los guionistas lo manejaron con tal naturalidad que en ningún momento de la cinta se siente como algo fuera de lugar.

Lo malo

Si al igual que quien escribe esta reseña eres fanático/a de las comedias románticas, sabrás que parte vital de toda historia es el conflicto entre la pareja de enamorados. En La Proposición (2009) es el hecho de que Margaret no puede continuar con la farsa de su relación con Andrew, en 27 Vestidos (2008) es el artículo que Kevin escribe en secreto sobre Jane, y en cambio en Un maridaje perfecto, este conflicto se basa en que después de un par de semanas de conocerse y desarrollar una mutua atracción sentimental, Max le confiesa a Lola que en realidad él es dueño de la marca de vinos que ella desea representar. 

Si bien entendemos que la molestia de ella es que él le miente sobre su verdadera identidad, dándole a entender que lo hace para prevenir que cualquier persona se quiera aprovechar de él, escenas después Lola le cuenta a su amiga que en realidad su molestia era que él no se conoce a sí mismo. La escena del reencuentro no es mala, pero el hecho de que Max la dejara ir  y que tiempo después volviera para enmendar las cosas con unas cuantas frases, hace que la película pierda la oportunidad de cerrar con una calificación perfecta. 

En conclusión, Un maridaje perfecto es una película completamente disfrutable, con momentos sumamente divertidos, y un elenco que logra una armonía perfecta en cada escena, siendo emotiva en distintos momentos, no sólo en la cuestión sentimental de la pareja, sino en el efecto de hacer que el espectador reviva el difícil sentimiento de tenerse que despedir de aquellas personas con las que se forman fuertes vínculos. @mundiario

¿Por qué Un maridaje perfecto está en el top 10 de lo más visto en Netflix?
Comentarios