Turismo de catástrofes: viajes morbosos que educan en historia

Auschwitz Birkenau, en Polonia./ Pixabay.
Auschwitz Birkenau, en Polonia./ Pixabay.
Muchos de los lugares en los que ha ocurrido una catástrofe de cualquier tipo, han puesto en marcha tours y visitas que permiten a los turistas visitar sus espacios conflictivos.
Turismo de catástrofes: viajes morbosos que educan en historia

En una época en la que todos los lugares turísticos del mundo están explorados, hay algunos viajeros a los que les gusta experimentar con cosas nuevas. El morbo es algo que caracteriza a la humanidad, y algunos lugares del mundo en los que se ha vivido una catástrofe de cualquier tipo, se prestan para recibir turistas en cualquier momento del año. Veremos algunos ejemplos de este turismo negro o turismo de catástrofes.

Los más conocidos, de los que todo el mundo ha oído hablar o visto alguna fotografía de cómo se encuentra el lugar actualmente son sobre todo Chernóbil, en el norte de Ucrania; la Zona Cero del atentado del 11-S en Nueva York; o Hiroshima, lugar de explosión de la bomba atómica de 1945 en Japón. También es bien conocido el monumento al Holocausto de Berlín, en el que han generado polémica algunas fotos de personas famosas en su interior; En esta misma temática nos encontramos con la posibilidad de visitar un campo de concentración auténtico en Auschwitz. Todos ellos están adaptados al público, ya sea en forma de monumentos en los que hay que pagar una entrada para poder acceder o en forma de tours que recorren la zona, como es el caso de Fukushima, ciudad a través de la cual está disponible un recorrido en autobús que no permite bajarse y que lleva a los curiosos a través de la zona afectada por el terremoto de 2011.

 

Todos estos lugares se han vuelto tan virales que algunos Youtubers, como Luisito Comunica, famoso por sus viajes a todas las partes del mundo, han dado su visión sobre alguno de estos parajes. Este tipo de turismo, también conocido como “tanatoturismo”, se ha visto incentivado por el estreno de la reciente serie de televisión Chernóbil, que acercó la catástrofe a los más jóvenes, y se informaron más sobre ella.

Hay otros lugares, quizá no tan fotografiados y expuestos en redes sociales, que pueden interesar a gran parte de la población. Existe un tour por los lugares en los que se disputó la relativamente reciente (1992-1996) guerra de Bosnia. Este lleva a los visitantes a recorrer los lugares más importantes de este conflicto en Sarajevo, una de las ciudades más devastadas; Otra guerra, la de Vietnam, sigue suscitando numerosos guiones de películas y sigue siendo objeto de muchas conversaciones, sobre todo en Estados Unidos. Por ello, se organiza un tour por los túneles de Cu Chi, donde se refugiaban los soldados vietnamitas de sus atacantes americanos.

En la propia película Titanic, los personajes que aparecen al principio son turistas interesados en visitar las ruinas del famoso barco. En ese caso era para recuperar una joya, pero, hoy en día, existen fanáticos que lo visitarían sólo por el interés que tiene la historia para ellos. No existe un tour específico por la localización real, ya que habría que desplazarse a la mitad del océano, pero sí que hay un museo con muchas de las piezas originales del barco en Belfast; Para terminar, uno de los destinos destacados de un viaje a Italia, concretamente a Nápoles, es la visita a Pompeya, la ciudad arrasada por el volcán Vesubio. Allí pueden observarse los restos de la civilización que se perdió en la lava. @mundiario

Turismo de catástrofes: viajes morbosos que educan en historia
Comentarios