La justicia de Alemania investiga por corrupción al mandamás de Porsche

Oliver Blume, jefe de Porsche. / Twitter
Oliver Blume, jefe de Porsche. / Twitter

Oliver Blume, seis empleados de la empresa y un político forman parte de una red de sobornos y mal uso de fondos, según informan medios locales.

La justicia de Alemania investiga por corrupción al mandamás de Porsche

Medios alemanes han esparcido la noticia esta mañana de que la fabricante de coches de lujo Porsche está en la mira por una investigación de corrupción. De acuerdo a lo trascendido por los medios, la fiscalía de Stuttgart investiga la filtración de información confidencial de un funcionario de la misma ciudad y sobornos a Uwe Hück, expresidente del comité de empresa la fabricante de vehículos.

Así las cosas, se sabe que la investigación está a estas alturas enfocada en Oliver Blume, nada menos que el consejero delegado de la compañía, y un político local. El nombre del político de momento no ha trascendido.

Unida a la filtración de información, los fiscales sospechan de que el expresidente del comité se habría embolsado una "compensación excesiva" y "pagos desproporcionados" hechos por el consejero delegado.

Tras haber dado el visto bueno a estos desembolso, Blume y otros seis empleados de la compañía habrían hecho mal uso de los fondos corporativos. Por haber cometido una grave infracción al fideicomiso fiduciario pues usaron indebidamente los fondos, lo cual es un delito penado con hasta una década tras las rejas.

Casi 200 personas entre agentes de policía, inspectores y fiscales tomaron las oficinas de Porsche el día martes, la oficina de Blume y hasta la casa del mismo Hück, aunque este último es considerado solamente un testigo.

En febrero, Hück se retiraba de manera súbita tras una larga y exitosa carrera en la cúpula de Porsche. Estuvo 35 años en la compañía y decidió dar un paso al costado a fin de enfocarse en "ayudar a los niños y jóvenes desfavorecidos" mediante Pforzheim, una fundación que él mismo alumbró. Aquel repentino retiro encendió las alarmas de las autoridades, quienes recibieron rumores de que el empresario se había embolsado entre 400.000 y 500.000 euros de salario al año.

La empresa de momento guarda silencio. Lo único con lo que lo han roto fue un comunicado para confirmar que están colaborando de pleno con las autoridades competentes. @mundiario

Comentarios