Méndez, un financiero que ha hecho historia

Todos se preguntan ahora si José Luis Méndez, tras abandonar la dirección general de Caixa Galicia,
Méndez, un financiero que ha hecho historia

Todos se preguntan ahora si José Luis Méndez, tras abandonar la dirección general de Caixa Galicia, aún tendrá su oportunidad en el consejo de la nueva caixa. Y la verdad es que lo tiene difícil en caso de que quiera tener opción a ser algún día presidente. Pero tampoco imposible. El Banco de España de Mafo cambia de opinión más de lo que parece...


José Luis Méndez, el hombre que hizo posible la quinta caja de ahorros de España, partiendo de una entidad más pequeña que Caixavigo y a años luz del Banco Pastor, ha puesto fin a una carrera exitosa en Caixa Galicia, por mucho que algunos prefieran quedarse ahora con su tortuosa llegada a meta, en la que sin duda habrá cometido errores, ya que, aunque a veces no lo parezca, también es humano. Pero lo que nadie puede discutir, ni siquiera los que han propiciado su caída –tampoco aquellos otros que pueden traicionarle–, es que ha sido un financiero de alto nivel, capaz de ser líder en Galicia “sin apellido compuesto”, como a él le gusta decir, y de codearse sin complejos con los grandes de Madrid, al estilo de su viejo amigo Augusto César Lendoiro con el mejor Dépor.

¿Por qué este final tan apagado y emotivo, pero nada coherente con su trayectoria vital? ¿Qué fue de la fuerza del líder? La explicación hay que encontrarla en el proceso de fusión de las cajas gallegas, sujeta a complejos juegos de poder que algún día habrá que contar a fondo, y en la propia situación financiera de Caixa Galicia, a la que el Banco de España estuvo a punto de llevarse por delante la pasada Semana Santa, y quizá no tanto por sus problemas financieros objetivos como por la sensación creada en el ambiente.

Por alguna razón que puede intuirse pero que jamás fue explicada, el Banco de España de Mafo le ha hecho la vida poco menos que imposible a José Luis Méndez, a quien se le ha respetado poco su trayectoria de toda una vida.Afrontó la fusión con más experiencia que nadie en hacer este tipo de operaciones –Caixa Galicia es, de hecho, el fruto de varias fusiones–, pero en el peor momento de su caja y con los compañeros inadecuados, tanto en el plano político como mediático. El resultado, al menos para él, no pudo ser peor, y el veterano Julio Gayoso, su adversario de siempre, se hizo con el control de la situación de la mano del Banco de España y con el apoyo del aparato de poder del PSOE, que, por mucho que se empeñen el joven presidente Núñez Feijóo y su conselleira Marta Fernández Currás, es el que ha cortado el bacalao en la fusión gallega.

Todos los demás pueden vender las motos que quieran, si es que hay alguien que se las compre, que parece que sí y a precios de conveniencia, pero las cosas son como son. Y en Xornal de Galicia así se las hemos contado. Siempre. Y si alguien lo duda, que tire de hemerotecas para releer lo que escribimos unos y otros, y, a ser posible, que se lo pregunte un día, mirándole a los ojos, al ministro Pepe Blanco, a Pachi Vázquez, líder del PSdeG-PSOE, y a Abel Caballero, alcalde Vigo.

José Luis Méndez corrió su última etapa con una bici muy justita y sin la fuerza de las anteriores carreras. Fue discreto, se mordió la lengua, sufrió e hizo lo que pudo para intentar empatar. Pudo haber sido todo aún mucho peor, pero bueno, ya le llegó... El calendario puso el resto: cumplió 65 años este mes y en el primer consejo de administración posterior a su fiesta del sábado noche formalizó su marcha, anunciada hace días en Xornal de Galicia, ya que en realidad tenía todo dispuesto desde finales de julio. Desde entonces pulsó el ambiente político, con malas vibraciones –incluso Marta le defraudó cenando a solas–, tramitó de aquella manera su acceso a la presidencia de la Fundación Caixa Galicia y, de momento, ahí está. Sabe, porque es inteligente, listo y pillo, que corre el riesgo de que ahora algunos a los que él tanto ayudó se hagan las víctimas y ya piensen en camelar a Julio, pero también es consciente de que no le faltará de nada. Ni siquiera nuevas oportunidades, en caso de que su encaje en la asamblea del 18 de octubre sea finalmente descartado, tanto porque ya no lo intenta como porque, aun queriendo estar en el consejo, alguien se lo impide. Su puesto de presidente de la Fundación Caixa Galicia sería, en ese caso, una mera escala en el camino hacia otra parte. Hacia alguna parte.

¿Y el futuro? A Caixa Galicia, como tal, le queda poco, ya que en apenas unas semanas perderá incluso su código bancario, pero hay un día a día que gestionar y algunos flecos de las negociaciones pendientes con los de Vigo. El hombre elegido es el letrado Javier García de Paredes, un galleguista que heredará todos los poderes de Méndez, manteniéndose como director general adjunto, cargo que también desempeñará como número dos de José Luis Pego en la nueva caixa.

En ese terreno de los ejecutivos casi todo está decidido. Incluso el futuro de los hijos de Méndez. La clave sigue estando en el relevo de Julio Gayoso y en confirmar si finalmente será el entrañable letrado Mauro Varela el segundo presidente o si, por el contrario, A Coruña colocará a uno de los suyos. A un verdadero CTV (Coruñés de toda la vida, para los no iniciados). Porque, de momento, el único coruñés que hay en el consejo de la nueva caixa es el economista Gonzalo Ortiz, que será secretario general, pero el lobby sigue maquinando. Tanto, que incluso a alguno se le ha ocurrido manejar el nombre del ex alcalde Francisco Vázquez, que tiene problemas para ser Defensor del Pueblo –no lo quieren las mujeres del PSOE– y precisa encontrar un puesto de cierto relieve y poder, como en los viejos tiempos, que aquello sí que era vida.

En realidad, hay más cosas en juego y una de ellas tiene que ver con el futuro del influyente diario La Voz de Galicia, cuya situación económica depende en buena medida de sus relaciones con Caixa Galicia, de tal modo que ahora vamos a saber si Julio Gayoso mantiene el statu quo, pactando con quienes quisieron mandarlo para casa, o aquí empiezan a cambiar realmente las cosas importantes. La figura del editor Santiago Rey Fernández-Latorre es, en ese sentido, clave, ya que su papel en todo el proceso de la fusión fue relevante, tanto por lo que mandó publicar –a veces superado por la realidad, que no coincidía ni con sus deseos ni con sus intereses–, como por las gestiones que hizo y que, a lo mejor, se van conociendo. Poco a poco. También habrá tiempo para calibrar el verdadero alcance de sus sonoras palabras en la fiesta de cumpleaños de José Luis Méndez. Éste, si algo necesita ahora, es superar la fase emotiva en que se encuentra, para poder tomar decisiones en frío. En cualquier caso, al flamante jubilado no le faltarán oportunidades, dentro y fuera del sector financiero. Porque el que vale, vale.

______________________________________________________________________

* José Luis Gómez es director de Xornal de Galicia y autor del libro \'José Luis Méndez. La fuerza del líder\', editado por la Biblioteca Gallega de La Voz de Galicia.

Méndez, un financiero que ha hecho historia
Comentarios