Laxe, Barreiro y Mariñas

MIRA qué han pasado años y el gobierno tripartito del socialista Fernando González Laxe (1987-1989)
Laxe, Barreiro y Mariñas
MIRA qué han pasado años y el gobierno tripartito del socialista Fernando González Laxe (1987-1989) aún sigue vivo en la memoria de mucha gente, se supone que progresistas y galleguistas nostálgicos, reacios a compartir el futuro con el post-fraguismo que viene, si es que no se queda el propio Fraga, que ésa es otra... Pero sea lo que sea, es innegable que los personajes clave de aquel gobierno están más vivos que muertos, políticamente hablando.

SÓLO hace falta ver el revuelo que se ha montado, simplemente porque Xosé Luís Barreiro Rivas, vicepresidente con Laxe, y Pablo González Mariñas, conselleiro de Presidencia de aquel gobierno de progreso, se han sentado en un acto público al lado de Anxo Quintana, candidato del BNG a la presidencia de la Xunta. Quizá Barreiro y Mariñas sólo quisieron demostrar que a ellos no les resulta incómodo sentarse a la mesa con el líder del nuevo BNG, en un gesto propio de una sociedad democrática normalizada, en la que todo el mundo puede --y debe-- hablar con todo el mundo. Pero en el PP y en el PSOE se han encendido las alarmas.

EN realidad, en el PP nunca se apagaron esas alarmas, porque Manuel Fraga, que de política sabe un rato largo, siempre ha tenido tiempo para darle latigazos a aquel ya mítico gobierno de González Laxe. A veces incluso sin venir a cuento. Y en el PSOE es lógico que se enciendan, porque Francisco Vázquez estuvo a punto de fichar a Xosé Luís Barreiro para el partido cuya gestión del día a día le tiene encomendada a Emilio Pérez Touriño. Ahora que ven que Barreiro se mueve --o lo mueven--, PP y PSOE se alteran, pero dan instrucciones de decir lo contrario. No vaya a ser que los medios del Régimen muevan unas aguas que estando tranquilas no afloran ningún lodo.

EL que tampoco se mueve, pero espera, es Fernando González Laxe. Al final, Rodríguez Zapatero no lo incluyó ni en las listas ni en su gobierno en la sombra --una buena idea del gallego José Blanco y de la catalana Carme Chacón--, pero viendo la suerte que puede correr ese gobiernito, seguro que Laxe ya está haciendo las cuentas de las ganancias de estar fuera de todo, mientras sigue jugando por libre, disfrutando de la Universidad y de la independencia. En realidad, González Laxe aún está a tiempo de volver a escribir páginas gloriosas de la política gallega. Como Xosé Luís Barreiro o Pablo González Mariñas.

SEAMOS sinceros. Viendo el nivel político del Gobierno de Fraga y de la actual Oposición, salta a la vista que es un lujo tener completamente aparcados a los profesores Laxe, Barreiro y Mariñas. Otra cosa es discutir dónde tienen que estar, dónde desean estar y dónde los votantes quieren que estén. Un bonito juego democrático que a Anxo Quintana parece gustarle.

---
Más información: España: Xornal.es Galicia: Xornal.com.

Laxe, Barreiro y Mariñas