Esto del \'Gürtel\' se pone feo

En 1999, tras la caída de José Cuíña al frente del aparato del PP de Galicia, el secretario
Esto del 'Gürtel' se pone feo

En 1999, tras la caída de José Cuíña al frente del aparato del PP de Galicia, el secretario general entrante, Xesús Palmou, le planteó a Manuel Fraga la destitución del secretario de Organización, Pablo Crespo, y el presidente entendió la exigencia de Palmou, quien puso el contador a cero y le cerró el grifo a Special Events, organizadores de romerías y, por lo que sabemos ahora, de muchos otros saraos, no todos legales. Por el contrario, esta empresa acogió en su seno al defenestrado Pablo Crespo, que comenzó a hacer en España lo que hasta entonces venía haciendo en su tierra. La supuesta red de corrupción a la que se incorporó Crespo, también formada presuntamente por Francisco Correa, Álvaro Pérez ‘El Bigotes’ y Antoine Sánchez, pagaba a funcionarios públicos y autoridades con dinero, trajes e incluso automóviles, con el fin de obtener tratos de favor, sobre todo en la concesión de eventos.

Todo este lío viene a cuento del llamado ‘caso Gürtel’ –en castellano ‘caso Correa’, dado que su supuesto protagonista se llama Francisco Correa–, es decir, una amplia investigación policial y judicial –ayer afloraron nada menos que 17.000 folios, y eso es solo una parte– sobre una presunta trama de corrupción en la que están implicados cargos del PP a distintos niveles.

Las investigaciones policiales y judiciales avalan ahora algo que vino anticipando Xornal de Galicia: existe una conexión del ‘caso Gürtel’ con esta comunidad, del mismo modo que sucede en Madrid, la Comunidad Valenciana y Castilla y León. Prueba de ello es una conversación grabada en la cárcel a Pablo Crespo, en la que apunta a la posible financiación ilegal del PP de Galicia, cuando le asegura a su abogado que si la documentación que guardaba en una caja de seguridad en Pontevedra viera la luz se montaría un “lío morrocotudo”. Y así consta, de hecho, en el sumario hecho público ayer por el juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Antonio Pedreira, que incluso salpica a Fraga. Así como la reacción de Feijóo es digna de su puesto –quien esté mezclado en la corrupción estará fuera del PP, vino a decir el presidente del partido en Galicia–, las declaraciones de sus portavoces Ruiz Rivas y Miranda constituyen un insulto a la inteligencia de los gallegos.

Una persona seria como Ruiz Rivas pierde su crédito cuando afirma que del ‘Gürtel’ en Galicia no hay “nada de nada” o cuando dice que las personas que pudieron tener vinculación están ya “en el ostracismo” y desvinculadas de la dirección, porque no es verdad, como lo prueba el sumario. Su ayudante Miranda ha pretendido seguir sus pasos y se ha permitido un ataque al PSOE gallego –el PSdeG “debería pensar” si “alguien” dentro de sus filas “tiene que responder por financiación ilegal”– ante el que sólo cabe que aporte pruebas a un juez o retire tan grave denuncia.

Esto del 'Gürtel' se pone feo
Comentarios