Pink confiesa que mantener una relación monógama no es nada sencillo

Pink, cantante. www.self.com
Pink, cantante. / www.self.com

La famosa cantante ha hablado sin tapujos sobre lo complicado que puede llegar a ser el matrimonio.

Pink confiesa que mantener una relación monógama no es nada sencillo

Si hay alguien que nunca ha tenido miedo de hablar sobre sus problemas familiares esa es Pink. La irreverente cantante no conoce de tapujos y la sinceridad ha sido siempre su bandera. Luego de hablar sobre los problemas que tenía su pequeña hija durante la pasada edición de los VMAs, la famosa ha querido confesarse sobre otro tema sensible de su intimidad: el matrimonio.

En una entrevista con el periódico británico The Guardian, la intérprete de éxitos como So What o Try ha dejado claro que mantener una relación monógama supone un gran esfuerzo. En concreto, la celebridad ha hablado sobre su turbulenta relación con su esposo, el expiloto de motocross, Carey Hart, con quien ha tenido tantas idas y venidas como canciones escritas.

“Hay momentos en los que lo miro y él es la persona más atenta, lógica, constante... él es como una roca. Es un buen hombre. Un buen padre. Él es justo el tipo de padre que pensé que sería. Y después lo miro y pienso: ‘Nunca me has gustado. No hay nada que me guste de ti. No tenemos nada en común. No me gusta nada de eso tan horrible que te gusta a ti. No quiero verte de nuevo'. Pero dos semanas después, las cosas van genial”, admite Pink.

 

 

I mean.... 😍❤️😍 #vmas

Una publicación compartida de P!NK (@pink) el

 

La cantante no ha dejado pasar la oportunidad de explicar el papel que el sexo juega dentro de su unión con Hart. “También pasamos por épocas en las que no tenemos sexo durante un año”, confiesa Pink. “¿Es este el final? ¿Es nuestro funeral? ¿Me gusta? ¿Le gusto yo a él? ¡La monogamia supone un gran esfuerzo! Pero después te esfuerzas y todo va bien de nuevo”, añade.

Pink y Carey Hart comenzaron a salir en el año 2001 y desde entonces han protagonizado múltiples rupturas y reconciliaciones. En 2005 se dieron el “sí, quiero” en el altar, pero dos años más tarde la crisis estalló y los obligó a separarse. Luego, en 2009, decidieron volver a intentarlo y dos años después le dieron la bienvenida a su primera hija, la pequeña Willow, a quien este año se sumó el bebé Jameson.

Para salvar su romance, la pareja ha asistido a terapia, en donde, según relata la propia Pink, ambos aprendieron la importancia de la comunicación en el matrimonio. “Ahora ya no le devuelvo mi alianza cada noche como solía hacer. Porque es algo estúpido y realmente no puedo hacerlo”, admite la cantante.

 

 

Thanks Jackson Hole #familydatenight #zacbrownband

Una publicación compartida de P!NK (@pink) el

 

 

My sweet sweet valentine. I've been loving you for so long I don't remember what it's like not to.

Una publicación compartida de P!NK (@pink) el

 

Pink confiesa que mantener una relación monógama no es nada sencillo
Comentarios