Buscar

MUNDIARIO

De negro y rompiendo la tradición: Melania Trump se despide de la Casa Blanca

La esposa de Donald Trump ha apostado por un discurso discreto y una decisión polémica para cerrar con broche de oro sus cuatro años de primera dama 'invisible'. 

De negro y rompiendo la tradición: Melania Trump se despide de la Casa Blanca
Melania Trump, exprimera dama de EE UU. Instagram. (1)
Melania Trump, exprimera dama de EE UU. / Instagram.

Melania Trump pasará a la historia como la primera dama invisible de Estados Unidos. La esposa de Donald Trump, que ya era conocida por su carrera como modelo antes de llegar a la Casa Blanca, decidió mantenerse alejada de los focos de atención durante el mandato de su polémico marido, blindó al máximo su intimidad y dejó claro que no sería la próxima Michelle Obama o Jackie Kennedy.   

Y su discurso de despedida antes de dejar la residencia presidencial es un claro reflejo de estos cuatro años, en los que Melania ha ocupado más titulares por sus polémicos gestos, los desplantes en público a su marido o sus looks espectaculares que por sus acciones como primera dama: sobrio y, para algunos, incluso insulso.

La exmodelo se ha dirigido por última vez a los estadounidenses con un video colgado en redes sociales, en el que la vemos lucir un atuendo discreto (chaqueta de espiga en tono negro y cabello con ondas al natural), mientras envía un mensaje conciliador a sus seguidores.

“Como madre siempre he querido transmitir bondad. Y como padres y adultos tenemos el deber de asegurarnos que nuestros hijos han tenido la mejor de las oportunidades de vivir de forma completa y con salud”, comentaba en su discurso, en el que solo mencionó a Donald Trump una vez. "Hay que centrarse en lo que nos une para elevarnos por encima de lo que nos divide. Elegir siempre el amor sobre el odio, la paz sobre la violencia y a los demás antes que a uno mismo”, añadía. 


Quizás también te interese: 

Melania Trump estaría pensando en divorciarse de Donald

La nueva biografía de Melania Trump dibuja a una mujer más calculadora y menos víctima


 

Trump también extendió unas palabras a las familias que han perdido a un ser querido debido a la pandemia, a los trabajadores que luchan contra la enfermedad y reiteró que su experiencia como primera dama será ‘inolvidable’.

Melania Trump rompe la tradición: no invitó a Jill Biden a la Casa Blanca

En su discurso, Melania recomendó a sus seguidores que "aprovechen todas las oportunidades para mostrar consideración hacia las otras personas", pese a que eligió no acompañar a su sucesora, Jill Biden, en el tradicional paseo privado por la Casa Blanca antes de la transferencia de poder. 

La mujer de Donald Trump decidió romper con una tradición no escrita entre las primeras damas (respetada desde 1950 por encima de las tensiones políticas de cada momento), en la que la ‘anfitriona’ saliente acompaña a su reemplazo en un recorrido por las habitaciones privadas en el segundo y tercer piso de la residencia presidencial. 

Esta ‘norma’ fue iniciada por Bess Truman, esposa de Harry S. Truman; y Mamie Eisenhower, esposa de Dwight David Eisenhower; con el objetivo de ayudar a la nueva familia presidencial a establecerse antes de la toma de posesión del presidente. 

La tradición se mantuvo incluso en los momentos más tensos: Betty Ford estaba furiosa porque su esposo, Gerald Ford, perdió las elecciones en 1976, pero terminó recibiendo a su sucesora, Rosalynn Carter, esposa de Jimmy Carter. Y el gesto se mantuvo hasta Michelle Obama, que invitó a Melania a conocer el lugar semanas antes de la asunción de su marido. 

 

“No existen palabras para expresar la gratitud que siento por haber tenido el privilegio de servir como primera dama. A toda la gente de este país: van a estar en mi corazón para siempre. Gracias. Que Dios los bendiga y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América”, concluía Melania Trump en su discurso de despedida. @mundiario