Buscar

MUNDIARIO

Meghan Markle y el príncipe Harry se acercan a Isabel II con este gesto

Los duques de Sussex han despedido a su abogado para terminar contratando al asesor legal de la monarca británica en el caso de Markle contra los tabloides británicos.

Meghan Markle y el príncipe Harry se acercan a Isabel II con este gesto
Meghan Markle y el príncipe Harry, duques de Sussex. / RR SS.
Meghan Markle y el príncipe Harry, duques de Sussex. / RR SS.
El polémico caso entre Meghan Markle y el Mail on Sunday ha vuelto a los tribunales esta semana, pero en esta ocasión la duquesa ha tomado una decisión que la acerca un poco más a Isabel II. The Times confirmó que Markle y el príncipe Harry decidieron despedir a David Sherborne, el abogado que les representaba en este juicio, y ahora será Justin Rushbrooke quien se encargue de la defensa de los duques.

Rushbrooke no es un apellido desconocido en Reino Unido, puesto que ejerce como asesor legal de la monarca. Esta noticia llega un mes después de que varios medios señalaran que Rushbrooke se unía solo como asesor del equipo legal de la pareja debido a que Sherborne estaba algo ocupado con otro caso de una reconocida estrella: el que enfrenta a Johnny Depp contra The Sun.

Sherborne también es un nombre reconocido en su país al ser uno de los más grandes bloques con los que se encuentran los tabloides amarillistas al ganar caso tras caso sobre difamación y ataques contra la intimidad. En el pasado representó a las familias McCann o Dowler, a J.K. Rowling, Hugh Grant o Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones 

De igual forma, ha logrado alejar a los paparazzi de Amy Winehouse, Cheryl Cole, Lily Allen, Sienna Miller o Harry Styles. También ha llegado a representar al exprimer ministro británico Tony Blair, la modelo Kate Moss o Diana de Gales.

La demanda que ocupa a los duques es por cinco artículos que publicaron Mail on Sunday y el Daily Mail el año pasado y que hacían referencia a la carta que ella envió a su padre, Thomas Markle. En la demanda, Markle exige que se le compense por uso indebido de información privada, incumplimiento de la Ley de Protección de Datos inglesa y la infracción de derechos de autor.

Meghan ya perdió la primera vista previa del caso, por lo que tuvo que pagar 75.000 euros a los medios; sin embargo logró que la identidad de las cinco amigas que habían hablado en su nombre permaneciera oculta. Está por verse como finalizará este caso donde los medios británicos siguen sin darle tregua a los Sussex que con este juicio pretendían dejar claro que tomarían acciones legales contra aquellos que difamen, algo que solo sirvió para ganarles más titulares negativos. @mundiario