Tres datos desconocidos sobre Disney Studios y sus emblemáticas películas

Disney Studios.
Disney Studios.

Walt Disney tuvo en sus princpios dos obsesiones: la figura paterna y una obra de teatro que interpretó cuando era niño y que luego llevó al cine.

Tres datos desconocidos sobre Disney Studios y sus emblemáticas películas

Disney es hoy por hoy una de las empresas más importantes de la industria cinematográfica. Es casi imposible, sino realmente imposible, encontrar algún lugar del mundo en donde sus películas no se hayan visto. Por ello, a continuación se presenta una lista de tres curiosidades sobre esta imponente marca:

1. La obsesión con la figura paterna

Cuando se hace una recopilación de las películas de Disney probablemente la única en la que aparezcan ambos padres de un personaje es en Enredados. ¿Por qué en la mayoría de películas de esta casa no aparecen los padres de los personajes principales?

Muchos de los clásicos como Pinocho, El libro de la selva, Bambi y hasta Peter Pan siguen esa tendencia. Las teorías apuntan a que Walt Disney mismo tenía una obsesión con la paternidad pues cuando estrenó Blancanieves compró una casa a sus padres para que vivieran cerca de él. No obstante, un día esta residencia tuvo un fallo en el sistema de calefacción y eso provocó la muerte de Flora, su madre, una circunstancia que nunca pudo superar.

2. Peter Pan, la más deseada

Dentro del amplio catálogo de películas de estos estudios probablemente ninguno fue más deseado por Walt Disney que Peter Pan. Era tanta su fascinación por esta historia, que hizo todo lo posible por producirla justo después de haber estrenado Blancanieves. No obstante, no consiguió los derechos respectivos y tuvo que postergarlo un par de décadas. ¿Por qué le gustaba tanto Peter Pan? Porque la interpretó en una obra de teatro en su juventud.

3. La eterna escena de La Sirenita

Hacer una película animada requiere meses enteros de bocetos, pinturas y un largo etcétera de deberes. Y eso es así hoy en día con todos los programas especiales para ello, no se diga hace un par de décadas cuando la mayoría de dibujos y animaciones se hacían a mano.

Una de las escenas más difíciles en la historia de Disney es la del naufragio de La Sirenita. Esta película, en términos generales, fue una auténtica revolución para la animación de la época (1989). La escena en mención, de dos minutos de duración, requirió diez diferentes efectos especiales. La creación y aplicación de estos efectos tomaron nada menos que un año entero.

Tres datos desconocidos sobre Disney Studios y sus emblemáticas películas
Comentarios