Buscar

MUNDIARIO

El bebé del príncipe Harry y Meghan Markle podría ser un problema financiero para la reina

El primer hijo de la pareja será tanto británico como estadounidense, algo que permite que el fisco de EE UU obtenga cierta información sobre el dinero que ingresa la pareja, una cuestión que no le gusta a la monarquía, nada acostumbrada a estas intromisiones.

El bebé del príncipe Harry y Meghan Markle podría ser un problema financiero para la reina
Príncipe Harry y Meghan Markle, duques de Sussex. / RR SS.
Príncipe Harry y Meghan Markle, duques de Sussex. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

El bebé real está a punto de llegar. Hablamos del primer hijo de los duques de Sussex, Meghan Markle y el príncipe Harry, que es esperado con muchas ansiar por su familia, los seguidores de la Familia real y… el fisco de EE UU. Debido a que Markle tiene la nacionalidad estadounidense, su hijo también la tendrá, y por lo tanto, está sujeto a las tasas e impuestos de ese país, algo que será un verdadero dolor de cabeza para la reina.

“El bebé nacerá de una ciudadana estadounidense por lo que, sea niño o niña, será automáticamente ciudadano de los Estados Unidos simplemente porque su madre lo es”, contó el experto en la fiscalidad de expatriados David Treitel a Cnn. “La Familia Real no ha tenido ningún otro miembro americano, por lo que hasta ahora nadie ha tenido que hacer frente a esta situación”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Look at her baby bump 😍

Una publicación compartida de Sussex Royal (@sussexroyalmh) el

 

Aunque Meghan pueda evitar todo este quebradero de cabeza renunciando a su nacionalidad, su hijo o hija no podrá hasta que cumpla los 18 años, hasta entonces, los duques tendrán que declarar todos los pagos extrasalariales que reciba el bebé por encima de 2.100 dólares.

Gracias a esto, la hacienda estadounidense podrá meter sus narices en las cuentas de Meghan y el príncipe Harry, una cuestión que molesta a la Familia Real británica, nada acostumbrada a este tipo de intromisiones. El noviembre pasado ya se filtró a la prensa que el palacio de Buckingham se vio en la obligación de reclutar a un equipo de expertos en derecho fiscal estadounidense para asesorar a la familia real en relación a los impuestos de la duquesa de Sussex. Todo un desastre financiero que quizás Meghan de por terminado cuando reciba la nacionalidad británica.  @mundiario