Archewell, la fundación de Harry y Meghan, está inmersa en deudas en California

Príncipe Harry y Meghan Markle, duques de Sussex. / RR SS.
Príncipe Harry y Meghan Markle, duques de Sussex. / RR SS.
A pesar de haber experimentado un éxito inicial en términos de recaudación, las cuentas de la organización sufrieron una disminución significativa en 2022, pasando de más de 13 millones de dólares en donaciones en 2021 a solo dos millones en 2022.
Archewell, la fundación de Harry y Meghan, está inmersa en deudas en California

Archewell, la organización filantrópica fundada por el príncipe Harry y Meghan Markle, enfrenta desafíos legales en California. El fiscal general del Estado, Rob Bonta, ha emitido una notificación señalando que la fundación está en deuda y en la lista de morosos del Registro de Organizaciones Benéficas y Recaudadores de Fondos, lo que conlleva restricciones severas en su operatividad.

La declaración de impuestos de Archewell a finales de 2023 ya indicaba una significativa disminución en las donaciones, pasando de 12 millones a solo dos millones de dólares. Ahora, la situación se agrava con problemas legales. Bonta emitió el aviso el pasado 3 de mayo, destacando que la organización no ha presentado los informes anuales requeridos ni las tasas de renovación, lo que la coloca en una situación de incumplimiento financiero.

La inclusión en la lista de morosos impide a Archewell realizar actividades que requieran registro, como solicitar o desembolsar fondos benéficos. Además, la organización podría enfrentarse a sanciones adicionales y la suspensión o revocación de su registro. Es crucial que la fundación resuelva este problema de manera urgente si desea mantener su actividad y acceso a la financiación.

Fuentes cercanas a Enrique y Meghan afirman que se trata de un problema administrativo y de tiempo. Aseguran haber enviado el pago en el plazo correspondiente, pero el cheque no llegó a su destino a tiempo debido a los procedimientos postales en California. Se espera que la situación se resuelva en aproximadamente siete días hábiles.

Archewell fue establecida en 2020 después de que Harry y Meghan disolvieran Sussex Royal. La fundación, legalmente ubicada en Beverly Hills, California, tuvo un primer año exitoso en 2021, recaudando más de 13 millones de dólares. Sin embargo, en 2022, las donaciones disminuyeron drásticamente a solo dos millones de dólares, y la fundación registró un déficit en sus cuentas. Con cinco empleados y activos de 8,3 millones de dólares, Archewell enfrenta ahora el desafío de resolver su situación financiera para continuar con su labor filantrópica. @mundiario

Comentarios