31 de marzo, día de la visibilidad trans

Bandera trans. / Pixabay
Bandera trans. / Pixabay

Días como el de hoy deberían hacernos reflexionar y, sobre todo, empatizar con las dificultades que sufren las personas trans.

31 de marzo, día de la visibilidad trans

A lo largo de mi vida he conocido a personas trans. En ellas se puede ver el sufrimiento que han pasado, sometidas a diario a continuos juicios de valor y falsa moral, sumado al malestar y la angustia que puede producir la discordancia entre el sexo mental y el sexo biológico. Son objeto de críticas, cuestionados y juzgados por una sociedad que considera que algo desconocido o fuera de la norma es inaceptable.

En mi condición de homosexual, yo también he sentido discriminación en algún momento de mi adolescencia porque mis gustos sexuales no eran los que mis compañeros de instituto esperaban. Así que puedo ponerme en la piel de las personas trans, en su época adolescente, e imagino que, al ser cambios más visibles, la discriminación tiende a ser mayor.

Según avanzamos en nuestras vidas, cuando llega el momento de la incorporación al mundo laboral, las personas transexuales -aquellas que no se quedan por el camino dada la tasa tan elevada de suicidios- lo tienen mucho más complicado a la hora de encontrar trabajo, y la mayoría de las que lo consiguen suelen estar encasilladas en trabajos relacionados con la estética o la belleza. Eso en el mejor de los casos, porque no olvidemos que hay un elevado porcentaje de transexuales que actualmente se ven obligados a ejercer la prostitución.

Lamentablemente, en algunos círculos se tiende a asociar la transexualidad femenina con la prostitución y el mundo del espectáculo y siguen existiendo prejuicios para imaginar a un hombre o mujer transexual como profesora, policía o médico. Afortunadamente, algunas series de televisión y películas ayudan a cambiar esa tendencia incluyendo a personas transexuales desempeñando trabajos cotidianos y rompiendo con determinados estereotipos. Hace poco pude ver la serie “Merlí” en la que, una nueva profesora transexual, Quima, orgullosa de su manera de ser, es aceptada y querida por todos sus alumnos y compañeros de trabajo. Es una buena forma de visibilizar y normalizar. @mundiario

Bandera trans. / Pixabay
Bandera trans. / Pixabay

Visibilizar y normalizar

Días como el de hoy deberían hacernos reflexionar y sobre todo, empatizar con las dificultades que sufren las personas trans. Somos conscientes de que esto puede suceder en nuestro entorno familiar cercano y es por ello que conocer y saber afrontar la situación con toda la naturalidad nos beneficia, no sólo a nosotros mismos, sino a la persona que decida pasar por la transición y convertirse en quien realmente es.
Porque eso es lo importante, reivindicar en un día como el de hoy, mayor comprensión, empatía, sensibilidad social y lucha contra la transfobia para conseguir una sociedad más igualitaria. Una sociedad mejor. @mundiario

 

31 de marzo, día de la visibilidad trans