Buscar

MUNDIARIO

Trump retrocede y anuncia que pospone el veto a Huawei hasta agosto

La fabricante china responde con total indiferencia al anuncio y advierte al presidente de que está subestimando su capacidad de respuesta.

Trump retrocede y anuncia que pospone el veto a Huawei hasta agosto
Huawei, empresa. / RR SS.
Huawei, empresa. / RR SS.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

Donald Trump ha rectificado en su veto comercial a Huawei y pospone los efectos del mismo por tres meses. El presidente de los Estados Unidos regresa sobre sus pasos a raíz de la preocupación de los usuarios y los efectos económicos logísticos adversos en las empresas con las que la fabricante china hace negocios. Tan solo en 2018, Huawei inyectó hasta 11.000 millones de dólares en la compra de componentes a empresas estadounidenses. Así las cosas, el armisticio comercial emitido por la Casa Blanca mantendrá todo bajo normalidad hasta 19 de agosto. La empresa china no ha hecho ningún gesto al respecto por considerar esta decisión como irrelevante. Es más, su presidente Ren Zhengfei ha dicho que Trump está subestimando a su empresa.

Washington D.C. había incluido la semana pasada a Huawei en la lista negra de empresas con las que empresas locales podían hacer cualquier tipo de negocios si no se contaba con una licencia especial. Aquelo llegó motivado en acusaciones de que la fabricante representaba un riesgo para la seguridad nacional a raíz de los lazos que la unen al Gobierno chino. Consecuentemente, Google y otras compañías anunciaron de que no le proveerán más de bienes y servicios, como software e incluso hardware. Eso representaba intrínsecamente que Huawei ya no podría usar el sistema operativo Android para sus dispositivos, salvo aquellas de licencia de código abierto. El impacto no será tanto para China, donde de cualquier forma el internet es distinto a como se conoce en el resto del mundo, sino para los usuarios en los demás continentes.

Con esta prórroga en el veto, Wilbur Ross, jefe del Departamento de Comercio de Estados Unidos, ha indicado que se espera que el sector pueda "organizarse de manera diferente". Ross, siempre según su comunicado, asegura de que su departamento se pondrá a trabajar para enlistar nuevas medidas para el correcto funcionamiento de las empresas de telecomunicaciones, tanto las nacionales como las transnacionales.

La condescendencia de Estados Unidos choca con la indiferencia de Huawei. La segunda vendedora de móviles en todo el mundo ya tenía listo un plan B, C, D y un largo etcétera en caso de que llegara una sanción de parte de los estadounidenses, como finalmente ha sido el caso. "No vamos a excluir, de golpe y a la ligera, los chips estadounidenses. Debemos crecer juntos. Pero si se producen dificultades en el suministro, tenemos planes de contingencia", ha dicho Ren. El presidente de la compañía agregó que Huawei utilizaba chips estadounidenses tan solo para la mitad de sus terminales, y la otra mitad los hacía funcionar con chips hechos en la casa. "No se nos podrá aislar del resto del mundo", continúa. "El Gobierno estadounidense subestima nuestras fortalezas. La infraestructura 5G de Huawei desde luego no se va a ver afectada", agrega en una entrevista publicada por medios de comunicación estatales chinos.

Es precisamente la tecnología 5G la que se ha convertido en la gran manzana de la discordia entre Washignton D.C. y Pekín. Esta tecnología se ha establecido ya como el futuro estándar de comunicación inalámbrica, explica El Páis, y revolucionará la forma en la que hasta hoy en día son usados los dispositivos móviles. Y en China están confiados en que llevan la delantera.

Ren se jacta de eso. "En lo que respecta a la tecnología 5G, otros no podrán alcanzar a Huawei al menos en dos o tres años”, explicó. Eso sí, avisa de que pese a que en lo que respecta al 5G la carrera va del lado chino, lo cierto es que en la comparación general "aún estamos muy lejos de Estados Unidos".

Como fuera, Huawei venía lista para un confrontamiento con Estados Unidos pues la empresa apuntaba a la cima de la industria tecnológica. Pese a eso, mostró su gratitud con las empresas estadounidenses que colaboraron con su visión. "Al final, tenemos que colaborar para contribuir a la mejora de la humanidad. Sigue mereciendo la pena aprender de la profundidad y amplitud de la tecnología estadounidense”, expresó.

Las balas perdidas

El veto fue directamente apuntado a Huawei, pero los disparos al aire de Donald Trump podrían acarrera serias consecuencias para otras empresas involucradas en la industria de las telecomunicaciones. Apple, por ejemplo, inició la sesión bursátil del lunes con una caída de 3,5% a raíz de que surja un boicot que afecte a sus productos. La caída llega casi al 15% desde que Trump anunciara que subiría el tono en el lío de los aranceles a productos chinos. El golpe más fuerte, no obstante, es para empresas especializadas en semiconductores. Skyworks ha sufrido una caída de hasta un 21,5% apenas en este último mes. Caso similar es el de Xilinx, co un 17%. Nvidia, por su parte, llega casi al 15% y ha perdido la mitad de su valor desde el máximo anual, explica El País. Y por último se puede mencionar también a Intel, que se ha depreciado en un 13%.

El Gobierno de la república popular medita tomar represalias, pero de momento no ha hecho pública ninguna. Una especialmente dolorosa para Estados Unidos sería una restricción a la exportación de tierras extrañas, material indispensable para la fabricación de coches eléctricos. Es tan importante, que Estados Unidos no lo incluyó en la subida de aranceles a productos chinos que Trump decretó hace algunos días. Esta hipótesis podría hacerse realidad, toda vez Xi Jinping, presidente chino, visitó una mina de estos materiales recientemente. @mundiario