Constitución de sociedades, esto es todo lo que tienes que saber

Dos hombres sentados.
Dos hombres sentados.
Una de las preguntas más habituales por parte de todos los interesados en este tipo de opciones hace referencia al proceso de constitución de una sociedad. Para ello, se deben llevar a cabo las gestiones que detallamos a continuación.
Constitución de sociedades, esto es todo lo que tienes que saber

El campo del derecho se divide en diversas áreas que permiten ofrecer un servicio al cliente mucho más detallado y consensuado, en el que la calidad se convierta en una de sus principales señas de identidad. De entre todas las diferentes especialidades que podemos encontrar, es el derecho societario uno de los que engloba una mayor cantidad de particularidades. Siendo, además, imprescindible para todos aquellos que están interesados en conocer los diferentes procesos que se deben abordar con el objetivo de poder constituir una empresa.

Es a través del mismo cuando podemos obtener la información necesaria en torno a los estatutos de una empresa, las posibilidades que existen para cambiar nombre de una sociedad o todo lo que tiene relación con la  responsabilidad de los socios por tipo de sociedad, entre otros muchos elementos. En este artículo abordamos esta cuestión y te contamos todo lo que debes saber al respecto.

Los tipos de sociedades mercantiles

Una de las principales cuestiones que debemos abordar una vez comenzamos a explorar todo lo que tiene relación con la constitución de las sociedad hace referencia a los diferentes tipos que existen. En esta cuestión, nos encontramos con las siguientes:

S.L: Es el tipo de sociedad que es más habitual en España. La explicación se debe a que el empresario no tiene que responder de forma personal ante su patrimonio ante las posibles deudas de la empresa.

S.A: En este caso, el capital queda dividido en acciones que se pueden transmitir de manera libre.

S.L.L: El capital es propiedad de los trabajadores, que son los que prestan servicios. Siendo retribuidos de forma personal y directa.

S. Coop: Esta sociedad tiene un carácter más horizontal y participativo en los socios.

S.C: Es un tipo de sociedad mercantil de carácter personalista en la que los socios desempeñan un papel clave. No solo invierten capital, sino que aportan su trabajo y gestionan la empresa de manera directa.

El proceso de constitución de una sociedad

Una de las preguntas más habituales por parte de todos los interesados en este tipo de opciones hace referencia al proceso de constitución de una sociedad. Para ello, se deben llevar a cabo las gestiones que detallamos a continuación:

> Tenemos que solicitar una certificación negativa de la denominación social que se desea poner en la empresa en el Registro Mercantil. De este modo, logramos acreditar que el nombre que se ha escogido para la sociedad en cuestión no ha sido registrado con anterioridad en otra empresa.

> A continuación, el siguiente paso es abrir una cuenta en una entidad bancaria con el nombre de la sociedad. En ella, se debe depositar el capital deseado que es el que se tiene que aportar por los socios. Siempre se deben cumplir con las cantidades mínimas antedichas. En función del tipo de sociedad que se haya constituido.

> Tenemos que elaborar los estatutos de la sociedad, así como el organismo de la escritura de constitución. En los estatutos se establece el objeto social de la sociedad constituida. Además, también las aportaciones, la forma de administración o el domicilio, entre otras muchas opciones.

> Se tiene que satisfacer el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales una vez se constituye la sociedad. Este impuesto es el que grava los actos jurídicos documentados, así como las operaciones societarias y las transmisiones patrimoniales.

> Se debe inscribir la escritura de la constitución de la sociedad en el Registro Mercantil.

Es importante conocer que el tiempo de constitución de la sociedad puede variar considerable en función del contexto. Sin embargo, las estimaciones afirman que en España la media es de 13 días. Existe la posibilidad de que se demore hasta un mes o que se reduzca el plazo hasta 7 días.

¿Qué ocurre con el nombre?

Pueden darse las circunstancias de que el nombre de una sociedad tenga que ser cambiado a consecuencia de multitud de factores. En este punto, conviene conocer que sí que existe la opción de poder cambiar el nombre de una sociedad en apenas unos cuantos pasos. Este cambio, en contra de la creencia general, no afecta en ningún momento ni a los derechos, ni a las obligaciones que se contraen con anterioridad. Además, tampoco afecta al desarrollo normal de la actividad de la empresa en cuestión.

Para poder llevar a cabo el cambio de nombre, los socios tienen que convocar una junta general extraordinaria y llegar a un acuerdo. Una vez se aprueba, se solicita en el registro mercantil la certificación negativa de la denominación y se otorga una escritura pública. En el último paso, tenemos que notificar tanto a Hacienda como a la Seguridad Social.

Como hemos podido comprobar, para poder constituir una sociedad es necesario disponer de una serie de conocimientos que únicamente por medio de un especialista vamos a poder abordar. Confiar en un abogado especialista en esta área es una de las mejores inversiones que vamos a poder llevar a cabo.

Constitución de sociedades, esto es todo lo que tienes que saber
Comentarios