Adiós a los test psicológicos, bienvenidos los test psicogénicos

Un test psicológico online. Pexels.
Un test psicológico online. / Pexels.

Por supuesto que quedamos agradecidos a los test psicológicos por los servicios prestados en el mundo empresarial, pero les decimos adiós por su imperfección, su imprecisión y su insignificancia científica.

Adiós a los test psicológicos, bienvenidos los test psicogénicos

Al igual que para que se diera el fenómeno Smartphone fue necesario que Graham Bell patentara el teléfono en 1.876, la nueva generación de test psicogénicos nunca se hubiese dado sin la gran avalancha psicológica que se manifestó en las primeras décadas del siglo XX.

Sencillamente se trata de la lógica evolución fomentada por nuevos conocimientos.

¿En qué se diferencian los test psicológicos de los psicogénicos?

Para responder a esta pregunta únicamente tenemos que mencionar tres realidades:

  • La relación directa entre la gestión de la combinación neurotransmisora y el comportamiento se empezó a estudiar a partir de 1.970, aunque existen tímidas referencias con anterioridad.

  • La precisión de los resultados aportados es determinante. Todas las mediciones se representan con “un número y dos decimales”.
  • Poseen significancia científica.

Por ello, decimos adiós a los test psicológicos y le damos la bienvenida a los test psicogénicos, al igual que nos felicitamos en su día por la llegada del 3D ante el 2D, o por la aparición de un pen-drive ante un diskette de 3,5.

Por ello, actualmente se habla de “Persotipo” y no de “Personalidad” o “Perfil”. Como le decía, se trata de la lógica evolución.

Por supuesto que quedamos agradecidos a los test psicológicos por los servicios prestados en el mundo empresarial, cuyos resultados nos trasladaban a conceptos semánticos parecidos, pero sutilmente diferenciados, con el objetivo de no colisionar en caso de que un mismo individuo cumplimentase varios de estos tests.

Algunos de ellos nos indicaban si un individuo poseía mayor o menor magnitud sobre términos como decisión, interacción, serenidad y cumplimiento, otros planteaban una matriz cruzada sobre pensar/sentir vs, introversión, extraversión, o incluso los había que nos ilustraban sobre conceptos como “apertura a la experiencia, responsabilidad, extraversión, cordialidad y estabilidad emocional”.

Todos ellos se basaban en la personalidad y ante la negación de aceptar e incorporar nuevos avances relacionados con la genética y la biología molecular, se vieron obligados a estirar sus conclusiones algo más allá, con la consecuente pérdida de su ya limitada precisión inicial.

Por lo tanto, quedamos agradecidos, pero les decimos Adiós por su imperfección, por su imprecisión, por su insignificancia científica, por sus “colores”, por sus resultados no concluyentes y por su reciente maquillaje neuro.

¡Bienvenidos!

Les decimos Adiós para siempre y le damos la bienvenida a los test psicogénicos, los cuales utilizan la réplica del modelo sináptico o neurotransmisor para la medición de todo el espectro del comportamiento. Les damos la bienvenida por su significancia científica (<0.05), por su precisión, por su predicción, por su amplitud, por su adaptabilidad, por su capacidad preventiva y por su absoluta personalización.

Bienvenidos porque elevan el nivel del autoconocimiento emocional desde los comentarios jocosos entre compañeros al ver sus resultados, hasta la indiscutible certeza que acompaña a una correcta toma de decisión. Bienvenidos porque son definición y no complemento. Bienvenidos porque nos alejan de las nubes y nos afianzan en el suelo. Bienvenidos porque nos dicen la verdad y no lo que queremos oír... Bienvenidos porque parece magia, pero es ciencia.

Esta despedida está llena de agradecimiento porque no es conceptual y sí evolutiva. No entristece, sino que nos llena de esperanza. Nos sirve de base para lanzar nuevas aplicaciones y soluciones. Para su tranquilidad, le pongo 2 ejemplos: actualmente las leyes de Newton siguen siendo vigentes, al igual que el Principio de Arquímedes.

Por ello, le damos las gracias a Jung, Maslow, Wechsler, Seligman, Goldberg, Piaget, Mischel, Bandura, Kahneman, etc. y le damos la bienvenida a Brenner, Bernstein, Levi-Montalcini, Jacob, Kandel, Reuter, Montag, etc.

Parte de todo este conocimiento se ha compactado para ser mostrado en un test que marcó un antes y un después en este tipo de herramientas. Dicho test fue denominado “ADNe Bernstein” (2014), homenajeando así al psiquiatra canadiense, de origen judío, Eric Bernstein, quien definió perfectamente los 7 estadios del “Yo”. Dichos estadios sirvieron para caracterizar los 7 registros esenciales que se miden en clave neurotransmisora siguiendo las enseñanzas del Nobel en Medicina 2.000, Eric Kandel, entre otros.

El test se cumplimenta en menos de 2 minutos

Dicho test se cumplimenta en menos de 2 minutos, secuencia más de 36.900 millones de datos, posee una elevada significancia científica, asigna a cada individuo su código oscilante y es capaz de responder a cualquier pregunta relacionada con el comportamiento de una persona en muy variados ámbitos.

Por ello, hoy le decimos adiós a los test psicológicos y le damos la bienvenida a los test psicogénicos. Hasta que sepamos más… y en un tiempo también queden obsoletos. Seguro que les diremos adiós y le agradeceremos los servicios prestados.

Como le decía, se trata de la lógica evolución. @mundiario 

Adiós a los test psicológicos, bienvenidos los test psicogénicos
Comentarios