Un verano sin bebidas heladas: el hielo escasea en España

Vaso de agua con cubos de hielo. / Pixabay
Vaso de agua con cubos de hielo. / Pixabay

Los productores de hielo han optado por abastecer a sus fieles clientes aunque les aplican un racionamiento. Hoteles, supermercados y gasolineras son los más perjudicados por esta escasez.

Un verano sin bebidas heladas: el hielo escasea en España

Desde hace unos días, varios comercios de España están experimentado una escasez de hielo en medio de un caluroso verano. Sin embargo, los productores alertan de que lo peor está por llegar, ya que los fabricantes no almacenaron suficiente producto en sus cámaras durante las temporadas de invierno y primavera debido a los altos costes energéticos, y ahora la producción diaria no basta para atender la demanda.

De hecho, señala El País que, la cadena valenciana Consum ha limitado la venta de cubitos a dos bolsas por cliente, mientras que Mercadona ha restringido la venta a solo cinco.

Por su parte, Luis Campos Linares, gerente de la distribuidora Hielo Everest en Madrid, advierte que los problemas comenzaron en la segunda quincena de julio, debido a los altos costes de electricidad, del plástico y del combustible. Sin embargo, Juan Rosa Ortega, director financiero de la fábrica andaluza Hielo Samoyedo, explicó a El HuffPost que, la problemática inició en el mes de mayo, aunque asegura que los motivos son de larga data, incluso desde el pasado invierno.

Un error de los fabricantes

Antonio Jaime, encargado de la fábrica de Hielo Norte, de Badajoz, manifestó que en invierno, la compañía solo producía por las noches para abaratar costes, sin embargo, ahora la cosa ha cambiado, las máquinas trabajan las 24 horas, y aun así, “no alcanzamos a recuperar el ritmo de producción”, lo que hará de agosto un mes complicado, pues las ferias locales y la alta afluencia de turistas llenarán bares y restaurantes.

Por otro lado, la Organización de Consumidores y Usuarios sostiene que los comercios tienen el derecho de limitar la cantidad de artículos que puedan ser adquiridos por cada comprador, siempre y cuando existan circunstancias que lo justifiquen, como por ejemplo, la que se vive actualmente. Una medida necesaria para “impedir el desabastecimiento y garantizar el acceso de los consumidores en condiciones equitativas”. @mundiario

Un verano sin bebidas heladas: el hielo escasea en España
Comentarios