Solicitar un minicrédito: claves imprescindibles

Billetes de distintas denominaciones.
Dinero.

Si te estás planteando solicitar un minicrédito es muy posible que te hayan surgido dudas en torno a qué es lo que debes hacer, cuáles son los pasos a dar, así como cuáles son los requisitos más habituales.

Solicitar un minicrédito: claves imprescindibles

Si te ha surgido un imprevisto y necesitas obtener dinero rápido, te explicamos los principales aspectos que necesitas conocer a la hora de solicitar un minicrédito.

Si te estás planteando solicitar un minicrédito es muy posible que te hayan surgido dudas en torno a qué es lo que debes hacer, cuáles son los pasos a dar, así como cuáles son los requisitos más habituales que tendrás que cumplir para garantizar que logras la concesión del crédito.

Los minicréditos son herramientas a utilizar como último recurso

Con independencia de que las empresas que comercializan los minicréditos tienden a proyectar una imagen amigable y sugieren todo tipo de circunstancias por las que solicitar uno de sus préstamos, lo cierto es que las condiciones de este tipo de contratos son bastante duras, tanto en lo que se refiere a los plazos de devolución como, especialmente, los intereses a pagar. Es por ese motivo que los minipréstamos deberían emplearse única y exclusivamente en circunstancias en las cuales no se tenga acceso a ninguna otra vía de financiación más económica.

Compara entre distintas entidades

Un rápido examen de varios minicréditos ofrecidos por distintas entidades te permitirá comprobar que existen unas diferencias notables entre las condiciones de financiación impuestas por unas y otras. Puedes consultar el comparador de minicréditos de Busconómico para encontrar las principales entidades que los ofrecen. Especialmente relevante es todo lo que se refiera a los intereses cobrados, los cuales, suelen aparecer cuando se simula el crédito en la página del prestamista, indicando la cantidad y el plazo.

Técnicamente son pequeños préstamos

Si bien este tipo de producto ha venido a denominarse “crédito”, lo correcto sería hablar de préstamos. Después de todo, el crédito implica la disposición de una determinada cantidad de dinero cuya devolución implica la renovación del efectivo disponible. Es decir, suele articularse en forma de “línea de crédito”. Sin embargo, éste no es el caso de los minicréditos en los cuales, la entidad emisora concede un préstamo, tras cuya devolución, la relación contractual queda extinta.

Los minicréditos ofrecen cantidades muy reducidas

Al contrario que los préstamos habituales de la banca que pueden llegar a alcanzar varios miles o decenas de miles de euros, los minipréstamos consisten en cantidades mucho más reducidas. De hecho, lo más habitual es que los clientes nuevos no puedan solicitar una cantidad superior a los 300 euros. De todas maneras, incluso los clientes recurrentes tienen límites crediticios bastante reducidos, estando la media del sector en torno a los 800 euros. En definitiva, los mini créditos no son una solución válida para grandes necesidades de financiación, sino más bien ocasiones en las que se está escaso de liquidez y se precisa disponer de un pequeño importe de forma urgente.

Conviene reunir la documentación básica por anticipado

Si bien los minicréditos son célebremente conocidos porque no exigen prácticamente ningún tipo de papeleo, eso no significa que no se requiera documentación alguna. Al contrario, hay una serie de datos y documentos que son indispensables en la tramitación de cualquier préstamo de esta naturaleza. Entre ellos se incluye un documento identificativo en regla, un número de una cuenta bancaria abierta en España, un correo electrónico y un número de teléfono. Cada entidad es libre de solicitar otros documentos tales como una copia de la última nómina recibida, etc. No obstante, actualmente, lo más frecuente es que los datos y documentación solicitados se reduzcan al mínimo indispensable para identificar al prestario y hacerle llegar el dinero.

Máxima flexibilidad en el proceso de solicitud

Si te preocupa que la solicitud de los minicréditos pueda entrañar algún tipo de dificultad técnica por el hecho de ser plataformas online, puedes dejar de preocuparte. La gran mayoría de estos portales web incluyen entre la información publicada, varias formas de contratación, tales como la gestión online o telefónica. Lo mismo puede decirse de la tramitación de la documentación y la concesión del crédito. Aunque lo más cómodo es llevar a cabo todas las gestiones a través de la plataforma online y la recepción de un email o un sms al teléfono móvil, también suele permitirse el envío de la documentación mediante correo ordinario.

Solicitar un minicrédito: claves imprescindibles
Comentarios