Los sindicatos de la Agencia Tributaria amenazan con organizar protestas

Oficina de la Agencia Tributaria./ Archivo
Oficina de la Agencia Tributaria.

La lamentable situación de la institución ha levantado el malestar entre los trabajadores. El Gobierno, no obstante, podría pasar de sus exigencias y dejarlo todo como está.

Los sindicatos de la Agencia Tributaria amenazan con organizar protestas

La Agencia Tributaria prepara una revuelta mediante sus principales sindicatos (CC OO, UGT, CSI-F y SIAT), luego de que los técnicos de Hacienda informaran de la lamentable situación en que se encuentra dicha organización. "La Agencia está en una situación límite. A punto de explotar", dijo José Luis Groba, jefe de los inspectores de Hacienda. Los sindicatos demandan al Gobierno que se aumente la plantilla a fin de balancear el déficit de empleo y demandan que se reinicie la carrera profesional. De paso, han avisado que celebrarán manifestaciones, aunque no dieron prácticamente ningún detalle al respecto. En apenas cuestión de años, la Agencia ha perdido unos 3.000 empleados, algo que no obstante no les ha impedido alcanzar resultados récord en la lucha contra el fraude fiscal.

Los recelos entre los empleados de la Agencia no hacen sino aumentar a medida que se confirman los peores augurios de que no se reforzará la pantilla ni tampoco se descongelará la carrera profesional (que no es más que la asignación de ascensos y promociones entre empleaos). Los trabajadores llevan ya algún tiempo haciendo horas extras, las cuales les son remuneradas mediante un pan de incentivos, a fin de mejorar los resultados de la lucha contra el fraude, mas creen que es una forma de ocultar la evidente pérdida de medios y recursos.

Para este año esperaban que el Gobierno central abasteciera con nuevos empleados. Luego apareció Ciudadanos y su acuerdo para inyectar unos 100 millones de euros a la institución, y eso no hizo sino aumentar las expectativas de estos trabajadores. No obstante, los Presupuestos del año, que se encuentran ahora mismo en estudio del Senado, incluyen cláusulas que impedirán gastar todos los fondos otorgados, de acuerdo a Groba. Aparte de eso, no se aumentará plantilla, sino que se sustituirá nada más a cada empleado que se jubile por uno nuevo.

"Hemos comprobado como el Gobierno se niega a reponer los efectivos perdidos", explican en un comunicado unitario los sindicatos mencionados al inicio. "Se hace necesario y urgente aprobar un incremento de plazas adicional en la oferta de empleo público, para alcanzar una tasa de reposición razonable que permita llevar a cabo una lucha contra el fraude fiscal y eficaz y que en ningún caso afectaría al equilibrio de los Presupuestos", añaden.

Números preocupantes

Desde Hacienda recuerdan que la Agencia Tributaria ha convocado en el último lustro a unas 1.434 plazas nuevas, las cuales quedaron vacantes a partir de las jubilaciones de varios empleados. En esos mismos cinco años se han convocado unas 1.919 plazas de promoción interna. Aparte, traen a memoria que en 2014 se aprobaron 166 plazas adicionales y hasta 254 al año siguiente. Como sea, de 2008 para el presente año, la cantidad de empleados pasó de 27.951 empleados a 24.389, es decir, 3.112 individuos menos. La situación es preocupante considerando que la institución requiere de empleados bien formados y con experiencia en sus labores.

El líder del sindicato SIAT, Ceferino Trillo, avisa que es necesario que se reactive la carrera profesional. "Es importante que se vayan ocupando puestos de responsabilidad porque desde 2011 está paralizado este proceso. Estamos dispuestos a destinar el dinero de los planes de incentivos a la carrera profesional para no afectar a los presupuestos", explica. El sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha) va más allá y pide que la plantilla tenga 5.000 nuevos miembros y que se recorte la diferencia de salarios entre inspectores e interventores.

El Gobierno, no obstante, tiene muy poco por hacer a estas alturas. Los Presupuestos están ahora mismo en el Senado, su último filtro para ser aprobados, y Cámara donde el partido oficial tiene mayoría absoluta. Con el PP ensimismado en mantener el proyecto actual a fin de no enviarlo de vuelta al Congreso, que es una olla de presión en su contra, lo más probable es que la lamentable situación de la Agencia se quede tal y como está, cuando menos, durante un ejercicio más.

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Economía.

 

Los sindicatos de la Agencia Tributaria amenazan con organizar protestas
Comentarios