El sector de la construcción se reactiva con cautela y en pleno auge de la pandemia

construccion
Dos trabajadores de una obra de construcción en Madrid / eldiario.es
Alrededor de 1,7 millones de trabajadores vinculados a la construcción reiniciaron desde este lunes su actividad. La economía del país se reactiva a media máquina y contra todo pronóstico. 
El sector de la construcción se reactiva con cautela y en pleno auge de la pandemia

La preocupación por la crisis sanitaria en España persiste, aunque con cierta sensación de alivio en el seno del Gobierno debido a que la mayor medida del estado de alarma; el confinamiento, ha arrojado el resultado que se esperaba para poder iniciar un período de recuperación de la dinámica social y económica: el aplanamiento de la curva de propagación de la pandemia de coronavirus.

Los números siguen siendo preocupantes en el país ibérico, donde ya se registran 169.510 casos confirmados, 64.727 personas recuperadas y 17.614 muertes. A pesar de que España es el segundo país con más contagios en todo el mundo, la administración de Pedro Sánchez no se arriesgará a dejar que la economía se hunda en una espiral de recesión que no pueda llegar a controlar ni siquiera con los paquetes de rescate de la Unión Europea, pues demasiada liquidez (200.000 millones de euros) ya ha inyectado Madrid como para que un eventual salvavidas de Bruselas llegue a originar una crisis de deuda a largo plazo.

Es por ello que el Ejecutivo se juega todas sus cartas y, más allá de estimular la economía de forma artificial con dinero que no proviene de la actividad económica real, Sánchez quiere poner a andar el sistema para que el producto interno bruto (PIB) recupere algo del terreno que podría perder si se posterga la reactivación parcial de los sectores por dos o cuatro semanas más. 

Y es que alrededor de 1,7 millones de trabajadores vinculados a la construcción reiniciaron desde este lunes su actividad, una vez expirado el permiso retribuido que el Gobierno puso en marcha el pasado 30 de marzo para reforzar el confinamiento de la población por la pandemia.

Una vez que el consumo empezó a desplomarse, el gabinete económico de Sánchez vio con preocupación que una retracción de los capitales que circulan desde ese sector hacia otros subsectores clave del país podría perjudicarlo a largo plazo si no se toma la decisión de encender poco a poco y uno a uno los pistones de este complejo motor que es la economía española. 

Así, tras dos semanas de máxima hibernación y estancamiento de la economía, con la excepción de los servicios esenciales, las obras vuelven a ponerse en marcha aunque con excepciones notables. Según reseñó El País, muchos trabajadores retomaron sus actividades con temor e incertidumbre ante la posibilidad de que puedan contagiarse, pues el clima de brotes y focos infecciosos en las principales ciudades de España aún se mantiene como el principal factor a vencer en medio de esta crisis sanitaria, es decir, reducir la velocidad de propagación del virus para lograr debilitarlo y llevarlo su máximo nivel de expansión a fin de que la curva empiece a descender y no solo a aplanarse, como es la situación actual del país. 

La reanudación se está produciendo de forma muy paulatina, ya que en numerosas comunidades este Lunes de Pascua es festivo y en muchas otras provincias se había acordado como no laborable en el calendario de la construcción. No obstante, el efecto social producido por el breve asueto religioso resultó ser muy positivo debido a que disminuyó al menos en un 5% la probabilidad de contagio masivo y en cadena justo en medio de un contexto de reactivación parcial y progresiva de los sectores no esenciales, empezando por la construcción. 

La medida también afecta a otros sectores como la industria, aunque en esta la paralización había tenido una repercusión mucho menor. Sin embargo, se espera que el PIB del sector construcción pueda retomar unas décimas de crecimiento a corto plazo en la medida que más trabajadores y más comunidades autonómas se reincorporen a las labores. @mundiario

El sector de la construcción se reactiva con cautela y en pleno auge de la pandemia
Comentarios