El sector del cerco propone medidas de protección tras un San Juan sin sardinas

La sardina escasea desde hace unos años
La sardina escasea desde hace unos años.

El Gobierno plantea un cupo de 20.000 toneladas para toda la península mientras el cerco gallego quiere paros biológicos y topes de captura de juveniles. 

El sector del cerco propone medidas de protección tras un San Juan sin sardinas

Dicen que en San Juan la sardina moja el pan, pero en los últimos tiempos mojar el pan con sardinas va camino de convertirse en un privilegio. Este año, se llegó a pagar a 20 euros el kilo y en la mayor parte de las plazas de abastos de Galicia duplicó el precio con respecto a la semana anterior a la fiesta de San Juan. Hay poca oferta y, en consecuencia, cara.

El sector lleva tiempo avisando de la escasez de sardina, una opinión avalada por los datos de los últimos años. En 2013 se descargaron poco más de 4.500 toneladas, la cifra más baja desde 1997. Es un tercio de las capturas que solían llegar a puerto en los últimos años, que oscilaban entre las 15.000 y las 10.000 toneladas. La cifra es más llamativa aún si se compara con la sardina registrada entre 2004 y 2006: 20.000 toneladas. Es decir, un 77,5% menos.

Evolución histórica de las capturas de sardina en Galicia (en toneladas)

2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013
13.237 19.688 21.511 20.227 16.714 15.021 13.828 15.459 10.773 8.308 4.531

                                                 Fuente: Plataforma tecnolóxica da pesca. Xunta de Galicia
 

La tendencia de la especie es conocida. La situación es la misma para la flota de Asturias, Cantabria o Portugal. Hace un año la Comisión Europea sugirió limitar la pesca a 17.000 toneladas basándose en un informe del ICES (el Consejo Internacional para la Exploración del Mar). El Gobierno español propuso un cupo de 20.000 toneladas para toda la península Ibérica. El borrador de este plan de gestión establece que el 40% del cupo (8.400 toneladas) sería para los 330 barcos españoles. El 60% (11.600 toneladas), para el centenar de barcos que integran la flota lusa, beneficiados por las capturas históricas registradas. “Aprobar las 20.000 toneladas para toda la península sería una ruina para nosotros”, dice Eduardo Carreño, patrón mayor de Portosín. “Una buena medida sería establecer un tope máximo diario, como se hizo a principios de la década de los 90. Aquello sirvió para que la pesquería se recuperara y que las capturas aumentaran en años posteriores”, insiste.

En Galicia hay 162 barcos que utilizan redes de cerco. De ellos, unos 100 pescan sardina. El sector cree que aplicar ese cupo sería desastroso. Andrés García, presidente de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia, afirma que la sardina supone hoy en día entre el 30% y el 40% de la facturación de la flota y confía en que el sector consensue un plan de gestión. Las negociaciones con otras comunidades para acordar una postura común serán intensas este verano. La propuesta gallega, a tenor de las alegaciones presentadas en un primer momento, se basará en tres grandes asuntos. Un paro biológico, una veda en el período de desove de la sardina; tope de capturas de juveniles; y regulación de la zona VIIIb, las aguas de Vizcaya donde pesqueros vascos, cántabros y franceses capturan en noviembre y diciembre 40.000 kilos de sardina todos los días.

El sector gallego está preocupado y expectante. A corto plazo auguran que la sardina mantendrá precios altos durante todo el verano, por encima de los 6 euros (cuando lo habitual es que tras San Juan baje hasta los 2 euros). A medio plazo temen verse desfavorecidos. “En Galicia llevamos 30 años regulados. A principios de los 80 nos impusimos un tope de 7.000 kilos por barco y día, y llevamos 15 años trabajando sólo cuatro días de semana. Ahora hablan de la pesca sostenible y resulta que podemos salir perjudicados los que practicamos una pesca responsable”, concluye Andrés García. 

El sector del cerco propone medidas de protección tras un San Juan sin sardinas
Comentarios