Profesionales del sistema bancario español se ven obligados a buscar otras salidas

El reajuste del sector bancario obliga a reinventarse pero ¿hay vida después de la banca? Por lo visto, sí. Son muchas las opciones que aparecen en el camino y pueden llevarse a cabo.
Profesionales del sistema bancario español se ven obligados a buscar otras salidas

Martin Fisch via Compfight

Los ajustes acometidos en España para remodelar su sistema bancario provocaron que el número de empleados en el sector se redujera progresivamente. Exactamente entre 2008 y 2012 desaparecieron más de 35.000 empleos en el mundo financiero, es decir, el 13% del total de ocupados. Y ya se prevé un duro ajuste para este año, que podría provocar la salida de más de 20.000 profesionales, especialmente de entidades bancarias. Una nube que podría tardar tiempo en disiparse.

Miles de profesionales del sector financiero se vieron obligados a reconducir sus carreras y reinventarse mirando hacia un futuro, pues el panorama cambió a marchas forzadas. Empezar de cero no es fácil pero puede verse como una oportunidad para dar un giro en la formación de muchos afectados, con el fin de añadir nuevas experiencias a la vida laboral. Existen soluciones para combatir esos males de desorientación, por lo que replantear el futuro con motivación y arriesgando en el camino podría ser vital a la hora de volver a crear.

La reestructuración de cajas y bancos tocó todas las ramas del sector, pero existen algunas áreas que se han visto más perjudicadas que otras. Se pueden diferenciar dos áreas principales como son las de servicios centrales, afectados por los procesos de concentración y fusiones y, la de las redes de oficinas, que sufren un ajuste de la red a los volúmenes de crédito actual. Pero no todo es negativo para el sector, pues los profesionales financieros tardan menos tiempo en encontrar un nuevo puesto que el resto de los sectores,  según un informe de recolocación elaborado por especialistas, ya que las personas que provienen de este campo y desean incorporarse a un nuevo proyecto lo consiguen en un tiempo medio de poco más de cuatro meses, frente a los casi seis que tarda la media general.

Emprender como solución

Son muchas las opciones que aparecen en el camino y pueden llevarse a cabo con ganas e ilusión. Abrir una consultoría por cuenta propia es una de las alternativas, trabajar como agente financiero o plantearse un cambio de residencia. Los perfiles más demandados en el sector exigen un alto nivel de especialización, por ejemplo, las entidades financieras necesitan profesionales especializados en la gestión de riesgos. Uno de los perfiles que se encuentra en auge es el de agente financiero con cartera propia de clientes. Esta profesión es cada vez más demandada por las entidades bancarias que necesitan agentes capaces de conseguir inversores que apuesten por sus productos.

Existen sectores cercanos donde la experiencia adquirida puede encajar a la perfección, como son: el mundo de los seguros, asesorías y buffetes de abogados. Crear una empresa o trabajar como autónomo es la motivación de muchos profesionales que optaron por crear empresas de asesoramiento financiero (EAFI). Los conocimientos acumulados y los contactos conseguidos serán de gran ayuda, sólo se necesita un proyecto empresarial, viable y claro, también la presencia de retos y barreras, por lo que nunca debería ser la primera opción si no se valoraron otras previamente. Además, conocer la tecnología financiera es indispensable, pues si en algo están invirtiendo las entidades es en tecnología y en nuevos canales, como pueden ser mobile bankingbig data y redes sociales. Estas últimas ganan gran importancia en el sector, especialmente twitter y LinkedIn, puesto que la actividad en estas herramientas y su correcto uso pueden llevar a oportunidades laborales.

Alternativas amplias y variadas, ¿cuál se adapta más al perfil y a la motivación de cada uno? @noemifarinas

Profesionales del sistema bancario español se ven obligados a buscar otras salidas
Comentarios