Los préstamos rápidos se abren paso como alternativa a otros productos de la banca

Billetes de euros. / 123rf.com
Billetes de euros. / 123rf.com

Hay varios canales de información para estar al corriente de los préstamos rápidos, por lo que conviene contrastar las ofertas de un mercado emergente pero donde también hay letra pequeña.

Los préstamos rápidos se abren paso como alternativa a otros productos de la banca

Los clientes de los llamados préstamos rápidos suelen estar plenamente adaptados a las nuevas tecnologías y valoran la posibilidad de conseguir financiación íntegramente a través de Internet, sin tener que hacer trámites como los que exige habitualmente la banca tradicional. De hecho, los préstamos rápidos se abren paso como alternativa a otros productos financieros tradicionales de la banca.

Hay varios canales de información para estar al corriente de los préstamos rápidos, por lo que conviene contrastar las ofertas de un mercado emergente pero donde también hay letra pequeña. Crediteria.es –“tu comparador de préstamos personales”, según su propia definición– anuncia ofertas de diferentes entidades para poder elegir la que mejor se adapta a cada persona. “Rastreamos de manera constante los préstamos más atractivos del mercado y los analizamos para mostrarte la información de una manera clara y comprensible”, explica en su web.

En España, los préstamos rápidos y otros productos de este tipo constituyen una actividad crediticia que se ejercita al amparo de la libre iniciativa empresarial, bajo el control de las autoridades de Consumo de las comunidades autónomas.

El coste de los préstamos depende de cada entidad de crédito. Las dos cosas a tener en cuenta son el tipo de interés y las comisiones, que suelen ser más altas en estos casos, al realizarse en periodos más cortos.

El tipo de interés determinará la cantidad de dinero extra que tendrá que devolver el cliente una vez finalice el plazo de devolución. Varía en función de varios factores, como el importe del crédito, el plazo de devolución o las propias características del producto. Por lo general, el interés es mayor cuanto mayor es la cantidad prestada. También es importante saber cada cuánto se aplica: no es lo mismo un interés del 10% mensual que del 10% anual.

En cuanto a las comisiones, es algo que también exige especial atención, ya que pueden encarecer mucho la operación. Lo más habitual es que las comisiones se cobran por la prestación de servicios relacionado con la concesión del crédito.

También es importante tener claros los plazos de devolución del préstamo rápido. No solo por las cuotas que hay que devolver sino por el tiempo que tiene para hacerlo.

Entender cómo funciona el sistema de amortización de los préstamos rápidos es vital para el consumidor

Entender cómo funciona el sistema de amortización de los préstamos rápidos es, en definitiva, vital para el consumidor. 

"Un interés es leonino cuando hay motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales; por ejemplo, cuando se supone recibida mayor cantidad que la verdaderamente entregada por el prestamista", explica Fernando Zunzunegui, abogado y profesor de Derecho del Mercado Financiero de la Universidad Carlos III.

En este mercado hay diversidad normativa y ciertas lagunas legales. "El cliente desconoce sus derechos y la administración no le protege de forma adecuada", opina Zunzunegui, en cuya opinión se debería exigir "el registro en el Banco de España de los prestamistas" y la misma transparencia que se exige al crédito concedido por las entidades de crédito.

 

Los préstamos rápidos se abren paso como alternativa a otros productos de la banca
Comentarios