Pasos a dar para crear una empresa y mantenerla saneada

Ejecutivos financieros. / Pixabay
Ejecutivos financieros. / Pixabay

La apertura de la empresa siempre es la parte más difícil pero también hay países en los que abrir una empresa es tan sencillo como acudir a una institución oficial del Estado dedicada a ello, y cumplimentar unos formularios.

Pasos a dar para crear una empresa y mantenerla saneada

Cómo crear una empresa y mantenerla saneada, sin que tengas que preocuparte demasiado por ello, y sin que te resulte difícil, es todo un reto en España. Se trata de un proceso arduo, pero existen pequeños trucos para lograrlo. Vamos allá.

¿Cómo gestionar la apertura de la empresa?

La apertura de la empresa siempre es la parte más difícil. Hay muchos países en los que abrir una empresa es tan sencillo como acudir a una institución oficial del Estado dedicada a ello, y cumplimentar unos formularios. En apenas cuatro horas, tienes tu empresa abierta y funcionando. Algo realmente sorprendente si lo comparas con los tiempos en los que se mueve la Administración española. En otros países, es tan sencillo y rápido, que, si tardan más de un día, te llaman personalmente para disculparse.

Pero, en fin, no vivimos en esos países, y tenemos que jugar con las normas que tenemos en España. Y esas normas son mucho más complicadas y aburridas, por lo que hacerlo uno mismo puede resultar complicado. En este sentido, si quieres abrir una empresa (o iniciar cualquier actividad económica, sin tener que abrir una empresa necesariamente), lo mejor será que acudas a una gestoría. Madrid tiene una gran cantidad de estas gestorías, pero se pueden encontrar por todo el país, hasta en los pueblos más pequeños.

Lo más recomendable es que acudas a una de ellas, y se encarguen de asesorarte y tramitarte todo el papeleo necesario para abrirla.

¿Y si me falta dinero?

En el caso de que, al intentar abrir la empresa, te des cuenta de que necesitas algo de dinero adicional para arrancar tu proyecto, será recomendable que optes por un crédito. Contraer deudas no es la mejor opción, pero, si es para invertir, puede ser interesante.

Abrir una empresa implica ciertos gastos, y un crédito puede permitirte hacerlo de forma rápida, y, cuando la empresa esté funcionando, podrás devolver el dinero sin demasiada dificultad, y habiéndote quedado con un margen de beneficio.

Dentro de las diferentes opciones que tienes para obtener un crédito, están los préstamos personales de los bancos, que suelen ser los más adecuados en la mayoría de casos, y los minicréditos de financieras online, que son recomendables en casos puntuales.

Por ejemplo, si tienes un proyecto para el que necesitas mucha financiación (varios miles de euros), será recomendable que acudas a un banco y adquieras un préstamo personal, porque es el que mejores condiciones te dará.

En el caso de que quieras una cantidad algo menor, para algún problema menor o puntual que tengas en la empresa, puedes acudir a una entidad financiera especializada en préstamos rápidos.

Estos préstamos suelen ser de una cuantía menor, y te los dan sin necesidad de analizarte tanto. En este sentido, aunque tengan unos intereses algo más elevados, pueden ser una buena opción.

¿Necesitaré auditar las cuentas?

El tema de auditar las cuentas de una empresa es un poco peliagudo. En principio, no es necesario hacerlo, pero sí es recomendable, porque, en el caso de que tengas alguna inspección o algún tipo de problema relacionado (cosa frecuente en nuestro país), te dará mucha comodidad.

El problema es que una auditoría de cuentas no la puede hacer cualquiera. Tendrás que acudir a auditores financieros especializados, y ellos se encargarán de comprobar si todas tus cuentas están en orden y puedes estar tranquilo ante posibles revisiones por parte de la Administración.

Como digo, no es algo imprescindible, y puede que, si tu empresa es pequeña o está empezando, no lo necesites hasta dentro de unos años. Sin embargo, será recomendable que tengas presente que, tarde o temprano, te hará falta.

Y el problema aquí es que, si cuando te haga falta, no lo tienes todo en orden, puede llegar a costarte dinero. Hay un problema añadido, y es que, si quieres auditar tus cuentas en el futuro, y nunca lo has hecho antes, el trabajo será mucho más complicado. Y, como puedes suponer, cuando un trabajo es más complicado, hay que pagar más a quien lo lleva a cabo.

Por todo ello, lo más recomendable, en un principio, es contar con un auditor desde un primer momento, que te ayude a poner en claro todas tus cuentas, y, de ese modo, ahorrarte problemas en el futuro.

¿Para qué proyectos sirve este proceso?

Este proceso y las recomendaciones anteriormente dadas, se aplican a cualquier empresa que quiera nacer. De hecho, no es recomendable únicamente para empresas, sino también para autónomos que estén empezando a facturar una cantidad considerable.

Por ejemplo, Juan Gavira, de este blog de bodas, que es un fotógrafo que hace reportajes en bodas y demás, ha seguido este proceso para que su negocio de fotografía no se meta en problemas con la Administración Pública, y no es una empresa como tal.

Por supuesto, no es necesario realizar todo el proceso en todos los casos. Los autónomos no suelen tener que realizar una auditoría de cuentas, pero sí que es bueno que cuenten con una gestoría que se encargue de llevar todo el papeleo y los trámites pertinentes por el desempeño de su actividad profesional.

Si creces, y tienes una empresa, aunque no sea muy grande, entonces sí es recomendable seguir todos los pasos que hemos descrito anteriormente, porque cuando una empresa se constituye y empieza a facturar un poco, Hacienda pone los ojos sobre ella.

Y ya se sabe que, en Hacienda, hay pocas cosas que gusten más que una empresa que no ha hecho sus deberes y a la que pueden hincarle el diente. No querrás ser tú esa empresa a la que acaben sangrando, ¿verdad?

Como ves, abrir una empresa y mantenerla debidamente saneada, en España, es algo un poco difícil y problemático. Sin embargo, hay fórmulas para conseguirlo con relativa facilidad. Lo más recomendable es que acudas a profesionales que te ayuden a gestionar todos los trámites, y que tengas las cuentas lo más claras posible.

Pasos a dar para crear una empresa y mantenerla saneada
Comentarios