El pago por las autovías en España estaría basado en el modelo portugués: ¿cómo funciona?

Peajes en España. / Twitter @autopista.es
Peajes en España. / Twitter @autopista.es
El Gobierno estudia un sistema de ‘peaje blando’ que cobra por kilómetro recorrido: un trayecto desde Madrid hasta Barcelona costaría unos 6,4 euros.
El pago por las autovías en España estaría basado en el modelo portugués: ¿cómo funciona?

Los españoles tendrán que pagar por el uso de las autovías. Así lo ha confirmado este martes Sergio Vázquez, secretario general de Infraestructuras del ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, en un foro organizado por la SER en Galicia, en el que ha asegurado que “el modelo de que toda nuestra red viaria sea gratis no es algo que suceda en Europa”.

"No le llamaría en el primer lugar peaje. Hablamos de que vamos a implantar un sistema de tarificación. Y no le llamaría peaje porque la gente cuando habla de peaje piensa en unas tarifas similares a las que de las autopistas que se paguen hoy. No tiene sentido que haya este vacío y que el mantenimiento y la conservación de la infraestructura se siga sufragando con los impuestos de todos los españoles que tiene necesidades más urgentes como son las políticas sociales", ha subrayado Vázquez. 

Así, se ha confirmado que el Gobierno ultima su proyecto para poner en marcha el sistema de cobro en las autovías prometido a Bruselas dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y que estaría basado en un modelo que ya se utiliza en Portugal: el de peaje blando.

Cobro en función del uso

De acuerdo con la Cadena SER, el Ejecutivo ha estado estudiando desde mayo dos modelos: el modelo suizo o alemán, que cobra una especie de tarifa plana a todos los conductores; y el portugués, que pagan los automovilistas en función del número de kilómetros recorridos. El primero, según apuntan fuentes de la Secretaría de Estado de Infraestructuras, ya ha sido descartado; y es el segundo modelo el que ahora se discute internamente.

En concreto, el sistema establecería una tarifa de un céntimo por kilómetro circulado, como recargo para aquellos que circulen por las vías de alta capacidad del Estado. En la práctica, eso significaría que un viaje desde Madrid a Barcelona supondría un pago de 6,4 euros;  3,5 euros si el trayecto fuera desde Madrid hasta Valencia; o 5,9 euros si fuera hasta A Coruña. 

La tarifa, sin embargo, podría variar en función del potencial contaminante de cada vehículo o la antigüedad. La SER adelanta, además, que el Gobierno –que se planteó primero cobrar solo en las autovías-, ahora estudia la posibilidad de que las diferentes comunidades autónomas apliquen este peaje blando a sus carreteras regionales.


Quizá también te interesa:

Hay peajes en otros países europeos pero no en todos están generalizados


 

Plazo máximo: inicios de 2024

Por su parte, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha detallado que el Gobierno está “avanzando en los trabajos y los estudios que permitan poder plantear un sistema de tarificación para el mantenimiento de la red de carreteras de alta capacidad”, al tiempo que ha aclarado que el Ejecutivo trabaja "en una tarificación que no genere agravios territoriales" y sea “justa”. 

“Ya lo anunciamos en su día y nos hemos comprometido con él porque decidimos no prorrogar por más tiempo las autopistas de peaje. Será un sistema que someteremos al debate, análisis y reflexión con el conjunto de agentes sociales, socioeconómicos y del sector del Transporte”, ha insistido.

La titular de Transportes ha evitado hablar de precios o fechas, pero ha avanzado que "la previsión es poderlo presentar en unos meses, un plazo máximo de inicios de 2024", la fecha marcada en el Plan de recuperación remitido a la Comisión Europea. "No queremos demorar la presentación del modelo, pero tenemos margen para aplicarlo", ha recalcado. "Primero es necesario el consenso y el diálogo" pues "se trata de que sea conocido para dar tranquilidad al transporte", ha zanjado la ministra.

 

Mantenimiento de las carreteras

El proyecto de pago por el uso de las autovías prevé obtener fondos para financiar el mantenimiento y conservación de más de 17.000 kilómetros de red de alta capacidad, que cada año cuesta unos 1.300 millones de euros: los Presupuestos Generales de este año contemplan 1.371 millones en mantenimiento, lo que supone más fondos para la conservación que para obra nueva. 

Según los datos de la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (SEOPAN), el sistema de cobro permitiría recaudar 104.000 millones de euros en 25 años, lo que aumentaría el PIB del país. @mundiario


 

El pago por las autovías en España estaría basado en el modelo portugués: ¿cómo funciona?
Comentarios