México empieza a buscarse la vida sin el TLCAN y apura un pacto con la UE

Ildefonso Guajardo, ministro de Economía de México. / Facebook.
Ildefonso Guajardo, ministro de Economía de México. / Facebook.

El país latinoamericano está al tanto que Estados Unidos pondrá todos los obstáculos posibles para mantener el TLCAN con vida y busca ya nuevas oportunidaes.

México empieza a buscarse la vida sin el TLCAN y apura un pacto con la UE

Canadá y México siguen adelante en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) hasta cierto punto por mero impulso pues están conscientes de que Estados Unidos no está dispuesto a dar su brazo a torcer en las cada vez más inverosímiles propuestas que exige para el mismo. Así las cosas, los socios del TLCAN han empezado a rastrear posibles alternativas al pacto norteamericano.

De los tres, el más afectado por una posible ruptura del tratado sería México. Su consumo interno dista mucho del de sus dos socios y el TLCAN le ha colocado como uno de los países favoritos de grandes manufactureras y un destino predilecto por las automotrices. Así las cosas, en Ciudad de México se ha apuntado su radar a la Unión Europea, con la que las autoridades mexicanas esperan llegar a un acuerdo comercial antes de que termine este año. Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México, dijo que se reunirá el 18 de diciembre con Cecilia Malström, jefa de Comercio de la UE, para llegar a un "acuerdo en principio".

La idea del país latinoamericano es dar una inyección de confianza al sector privado, que obviamente ve con preocupación cómo Washington D.C. pone lozas casi incargables sobre los hombros del pacto, como la que propuso el mismo Donald Trump sobre una cláusula de expiración automática para el tratado. Este potencial acuerdo daría una bocanada de oxígeno a las empresas e inversores mientras termina de concretarse la nueva edición del TLCAN, si es que se llega a alguna.

El proyecto, como sea, no es nuevo. Las negociaciones entre Bruselas y México empezaron en junio del año pasado y recién en septiembre de este año sostuvieron su quinta ronda de negociaciones precisamente en la capital de Bélgica. A día de hoy, ambos están unidos en el Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación (Acuerdo Global), el cual se firmó en 1997 y entró en vigor en 2000.

La vida después del TLCAN

Con Trump empedernido en seguir adelante con sus proyectos proteccionistas, los otros dos países de la región empiezan a pensar ya en cómo serán sus vidas sin Estados Unidos en el plano comercial. Ambos botaron la toalla hace ya un tiempo, y la última ronda de negociaciones en la Ciudad de México no dejó nada realmente excitante al respecto y que hiciera pensar que el acuerdo llegará a buen puerto.

En ese panorama, son las mismas empresas las que han tenido que jalar las orejas a los negociadores. A finales de octubre, por ejemplo, la industria automotriz advirtió que desmontar el plan traería "consecuencias desastrosas" para todos, incluso para Estados Unidos, que con Trump a la cabeza ha entrado en plan de autosuficiencia. Romper el TLCAN representaría perder un total de hasta 1.2 billones de dólares en transacciones comerciales entre los tres integrantes, sin contar la pérdida de hasta 50.000 empleos tan solo en territorio estadounidense.

El último en unirse a este clamor popular por la vida del acuerdo fue el Bank of Montreal. La entidad canadiense publicó un informe en el que detalla que romper el pacto dejaría a la economía estadounidense en desventaja para competir con las potencias asiáticas. Y es que el TLCAN protege a las grandes empresas del yugo de los aranceles, por lo que quitarles este fuero haría que Estados Unidos dejara de ser atractivo para muchas de las grandes empresas que se benefician del mismo y que tienen operaciones en territorio estadounidense. @mundiario

México empieza a buscarse la vida sin el TLCAN y apura un pacto con la UE
Comentarios