López Obrador está a las puertas de su primera crisis al cortar el flujo del combustible

Andrés Manuel López Obrador. / Mundiario
Andrés Manuel López Obrador. / Mundiario

El nuevo presidente de México intenta evitar que el país continúe perdiendo más de 60.000 millones de pesos anuales por el robo de gasolina, sin embargo, su cruzada ha desatado una crisis en varios Estados que se han quedado sin combustible desde hace más de una semana.

López Obrador está a las puertas de su primera crisis al cortar el flujo del combustible

Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia prometiendo grandes cambios, muchos de ellos, se perfilaban como muy polémicos y a poco de haber asumido su mandato, comprobamos que el presidente pasará por varias crisis antes de lograr equilibrar las cosas. En México se produce algo que se conoce como el huachicoleo, que se traduce como el robo de gasolina que llega a costarle al Estado más de 60.000 millones de pesos anuales, es decir, unos 3.000 millones de dólares. Para intentar contener la crisis, López Obrador ha ordenado el cierre de varias tuberías alrededor de todo el país, dejando a muchos lugares sin combustible, el mismo que es trasportado a duras penas varios camiones cisterna que no logran satisfacer la demanda.

La falta de distribución de combustible ha causado que cientos de gasolineras se queden sin combustible, a la vez que fuera de ellas hay colas kilométricas de vehículos que están a la espera de llenar sus tanques. La crisis se ha extendido por siete Estados del centro del país, y hasta la capital, Ciudad de México.

Algunos de los Estados más afectados tienen sin combustible más de una semana. Por ejemplo, en Michoacán, se ha registrado que más de 300 estaciones están sin combustible desde hace más de una semana. Guadalajara, la segunda ciudad más poblada de ese país, apenas tiene suministro del 40%, por lo que las estaciones se han llenado de inmensas colas y la desesperación de muchos de los ciudadanos que han acabado realizando compras nerviosas.

Varios políticos han lanzado contra la Administración de López Obrador fuertes críticas, tachándolo de irresponsable al lanzar una medida que no estaba lo suficientemente bien discutida. La estrategia del Gobierno no es viable porque, según los críticos, no hay suficiente personal para transportar y vigilar el suministro de combustible en todo el país. Pese a esto, el Gobierno mexicano continúa con la medida que también incluye el despliegue de 4.000 miembros del Ejército y la Marina que buscarán reforzar el control de 73 centros de Pemex, donde se cuentan varias refinerías, terminales de almacenamiento y estaciones de bombeo. @mundiario

López Obrador está a las puertas de su primera crisis al cortar el flujo del combustible
Comentarios