La Comisión Europea cree que el Estado holandés ayudó fiscalmente a Ikea

Margrethe Vestager, comisaria europea de la competencia. / RRSS
Margrethe Vestager, comisaria europea de la Competencia. / RRSS

Margrete Vestager y su equipo investigan las ayudas que recibió Inter Ikea Systems al momento de hacer la declaración mundial de impuestos de la firma sueca.

La Comisión Europea cree que el Estado holandés ayudó fiscalmente a Ikea

La Comisión Europea tiene una fijación con la factura fiscal de las grandes multinacionales en el continente. Hasta ahora, el Ejecutivo ha seguido muy de cerca los movimientos de grandes empresas tecnológicas, especialmente las de origen estadounidense, como Google o Apple, por mencionar algunos ejemplos. No obstante, los beneficios fiscales que Países Bajos ha dado a Ikea ha puesto a la empresa sueca en la mira de Bruselas, que investigará estos beneficios a fin de determinar cuánto se habrían ahorrado hasta ahora en pagos de impuestos. En Bélgica no quieren dar ningún adelanto en cuanto a la cantidad no pagada, pero la bancada de Los Verdes en la Eurocámara ya la estimó en unos 1.000 millones de euros.

La titular de la Comisión de Competencia, Margrethe Vestager, emitió un comunicado para regañar a los integrantes del club continental por dar ventajas a las grandes empresas al momento de declarar sus impuestos. "Todas las empresas, grandes o pequeñas, mutinacionales o no, deberían pagar su parte correspondiente de impuestos. Los Estados miembros no pueden dejar que determinadas empresas paguen menos impuestos permitiéndoles desviar artificialmente sus ganancias a otros territorios", reza el comunicado. Vestager acumula ya una pila de estos casos pero el de Ikea es uno de los primeros en que se trata de una empresa física y, más llamativo, en Holanda, un país que hasta ahora se mantenía lejos del radar de estos problemas pues usualmente las compañías eligen Irlanda o Liechtenstein para burlar facturas.

Vestager concentra esta investigación en Inter Ikea Systems, la cual tiene su sede cabalmente en territorio neerlandés. Se trata de la filial que administra los derechos de propiedad intelectual de la compañía originaria de Suecia y que reporta todos los pagos que abonan las demás franquicias de la marca. Ikea creó su red de franquicias en la década de los ochenta y las mismas envían a la matriz la facturación mundial. Inter Ikea Systems en nada menos que la encargada de pagar los impuestos del gran total producido por la empresa a nivel mundial, y para ello tienen un sistema que La Haya hizo a su medida. En Bruselas se cree que los planes fiscales otorgados a Ikea en 2006 y 2011 redujeron notablemente los beneficios sobre los que Inter Ikea Systems debía pagar impuestos en los Países Bajos, lo cual, insiste Vestager desde su despacho, es una ayuda de Estado.

El despacho de Competencia cree que ambas resoluciones impositivas dejaron a Ikea en una posición de privilegio en comparación a otras compañías que se rigen bajo las mismas normas fiscales en Holanda. Es por eso que Bruselas considera que ha sido la firma fue ayudada directamente por el Estado.

Este tipo de enredos no es tampoco nada nuevo para Vestager y su equipo. En febrero del año pasado, la bancada de Los Verdes en el Parlamento Europeo ya había advertido a Bruselas sobre una "estrategia de planificación fiscal agresiva" de la empresa. Los legisladores dieron también a conocer que la cantidad que la firma se había ahorrado en impuesots en cuestión de seis años fue de 1.000 millones de euros. La comisaria de momento no quiere ir tan lejos y se niega a dar cifras. @mundiario

La Comisión Europea cree que el Estado holandés ayudó fiscalmente a Ikea
Comentarios