Inversores españoles y extranjeros buscan “catar” las bodegas de Galicia

Los ojos de los inversores, nacionales y extranjeros, ingleses en su mayoría, también rusos y árabes se centran en Galicia para hacerse con bodegas en funcionamiento y a precios de saldo.
Inversores españoles y extranjeros buscan “catar” las bodegas de Galicia

In the cellar

Los inversores se centran en bodegas gallegas en funcionamiento y a precios de saldo  Felipe Gabaldón via Compfight

Galicia fue exportadora de los esquejes a otros viñedos europeos en el siglo XIV pero la despoblación al emigrar sus trabajadores en el siglo XIX dejó una economía deprimida y muchos viñedos se abandonaron. En 1986, cuando España se unió a la Unión Europea, comenzaron a llegar fondos a Galicia y la industria vitivinícola empezó a resurgir con cinco denominaciones de origen (Monterrei, Rías Baixas, Ribeira Sacra, Ribeiro y Valdeorras), en gran parte, por el aplauso internacional de Rías Baixas con sus vinos albariños.

Pero la crisis también jugó su papel del mismo modo que en otros sectores y las bodegas vitivinícolas sufrieron graves problemas financieros. Por lo visto las pequeñas bodegas no son capaces de exportar y la potente caída de consumo en España es un lastre difícil de superar. Más de media docena de productores pusieron a la venta sus viñedos y la maquinaria de producción para deshacerse de una inversión que no lograron rentabilizar. Pero los ojos de los inversores, nacionales y extranjeros, ingleses en su mayoría, también rusos y árabes, se centraron en Galicia para hacerse con sus bodegas en funcionamiento y a buenos precios. "Los interesados en comprar son sobre todo extranjeros y han subido un 100% en los últimos años, fácilmente", constataron desde Aldeas Abandonadas (portal especializado en la venta de bodegas, pueblos, aldeas abandonadas, etcétera), además agregaron que el 25% de las ofertas que recibieron se interesaron por propiedades en Galicia. Un interés por negocios vitivinícolas ya montados y a pleno rendimiento. Un ejemplo está en Rías Baixas, donde al menos seis bodegas buscan comprador, por precios que rondan los 930.000 euros y los 1,6 millones. Otra buena parte de las bodegas en venta se encuentran en la zona de la Ribeira Sacra, negocios con precios asequibles.

Desde el portal web de Aldeas Abandonadas también señalaron que "hubo un buen momento hace unos diez años y mucha gente se metió en este negocio como hobby y ahora quiere vender". Desde el sector explicaron que las bodegas que mejor resisten son las que se abrieron mercado al extranjero y que los que dependen en exclusiva del mercado interno prueban a vender la uva o se entregan a un buen postor.

La marca España es el gran apoyo del sector

Galicia posee el mayor número de variedades de vides del mundo, sus vinos destacan por la buena relación calidad-precio y por tener mucho cuerpo. Crear una imagen de marca en el mercado nacional e internacional, apoyándose en la marca España como país vitivinícola es la clave, por lo que posicionar esta marca y definir al público es importantísimo. ¿Cómo hacerlo? Pues parece obvio: aprovechando la oportunidad de las nuevas tecnologías y apostando por incrementar la inversión en marketing.

La ley de la oferta y la demanda por su lado sigue su papel, ya que la mayor o menor revalorización de un vino depende de su demanda y es que cuanto más se agoten las existencias, más aumentará su precio. Normalmente, los seguidores del buen vino están al tanto de las novedades pero, a la hora de invertir en vino, se necesitan dos cosas: conocimiento del sector o, en su defecto, asesoramiento.

Nace, crece, se desarrolla y muere. Un auténtico ciclo de vida. Necesita una temperatura y humedad constantes para no sufrir, no soporta la luz en su bodega. Además, ofrece salud, los amantes del vino lo saben, pues investigaciones científicas demostraron que, sin excesos, es bueno para el corazón y mantiene bajo el nivel de colesterol.

Las reglas para invertir en el llamado néctar de los dioses son las mismas que en cualquier producto financiero. Se trata de comprar barato y vender caro, con el fin de obtener beneficios. @noemifarinas

Inversores españoles y extranjeros buscan “catar” las bodegas de Galicia
Comentarios