Frankfurt podría convertirse en la capital financiera europea tras el Brexit

Skyline_Frankfurt_am_Main-1024x682
Frankfurt; actualmente sede del Banco Central Europeo.

Un estudio encargado por la agencia estatal que promueve la ciudad indica que si bien no se compara con el distrito financiero de Londres, su emplazamiento traerá beneficios para Europa.

Frankfurt podría convertirse en la capital financiera europea tras el Brexit

La ciudad alemana de Frankfurt pareciera resultar especialmente favorecida desde que el año pasado el Reino Unido votara a favor del Brexit, ya que está comenzando a convertirse en la nueva sede financiera de la Unión Europea, con muchos de los bancos más grandes del mundo que eligen establecer sus nuevas oficinas en el Estado de Hesse.

Standard Chartered, Nomura Holdings y Daiwa Securities Group han elegido la capital financiera de Alemania, para establecer sus bases de operaciones dentro de la zona euro, como una manera de garantizar el acceso continuo al mercado común del continente. Citigroup, Goldman Sachs Group y Morgan Stanley, están sopesando adoptar una decisión similar, informaron personas ligadas a estas instituciones, que pidieron no ser identificadas pues los planes aún no se hacen públicos.

"Frankfurt está bien posicionada para recibir a los bancos extranjeros", indicó Stefan Winter, presidente de la Asociación de Bancos Extranjeros de Alemania y director de la filial alemana del banco de inversión perteneciente a UBS Group AG. "Está ubicada en el corazón de Europa, cuenta con fantásticas infraestructuras y precios bastante módicos para alquilar oficinas", añadió el personero.

La justificación de elegir a Frankfurt como futura capital de las finanzas de la Eurozona, responde a la condición natural que posee la ciudad, la que concentra un verdadero clúster de servicios financieros, a modo de ecosistema, con oficinas del Deutsche Bank AG, el Banco Central Europeo (BCE) y BaFin, este último, considerado por muchos, la única entidad reguladora fuera de Londres, capaz de manejar el complicado negocio de los derivados financieros. A pesar de que la expectativa de llegar a un acuerdo con el Reino Unido por mantener algún tipo de acceso al mercado único gana fuerza, los bancos todavía se siguen preparando para lo peor, y quieren contar con oficinas nuevas - o remodeladas - en funcionamiento dentro del bloque económico, antes de que el Reino Unido salga formalmente de la Unión Europea en 2019.

Londres podría perder 10 mil puestos bancarios de trabajo y 20 mil puestos correspondientes a otros servicios financieros, ya que los clientes trasladarán 1.8 billones de euros (unos 2.3 billones de dólares) en activos desde el Reino Unido, después del Brexit, según el Think Tank Bruegel. Otras estimaciones fluctúan entre 232 mil puestos de trabajo a tan sólo 4mil.

Frankfurt podría convertirse en una "pequeña Londres" tras el Brexit, dijo un funcionario del Frankfurt Economic Development, la agencia estatal que promueve la ciudad. El análisis proyecta que habrá 10 mil banqueros y profesionales financieros en la urbe dentro de cuatro años y que su llegada podría crear más de 41 mil empleos indirectos, por ejemplo, agentes inmobiliarios, taxistas o albañiles.

La ciudad alemana es la sede del Banco Central Europeo, el regulador de la política monetaria de la zona euro. Sin embargo, algunas personas se muestran escépticas respecto a las supuestas bondades de esta metrópoli, cuyas atracciones culinarias incluyen a las sidras locales y las salchichas, pero donde la vida nocturna es discreta, y los bares y cafeterías se mantienen en gran parte vacíos durante los días laborales.

Un chiste local afirma que lo mejor que tiene la  ciudad es su aeropuerto, para poder marcharse rápidamente de ahí.

Frankfurt podría convertirse en la capital financiera europea tras el Brexit
Comentarios