¿Qué es la mochila austriaca que propone el Banco de España? 

Sede central del Banco de España, en Madrid. / Mundiario
Sede central del Banco de España, en Madrid. / Mundiario
¿Cómo funciona? ¿Qué ventajas tiene? ¿Quién lo respalda y quién lo rechaza? Las claves del mecanismo propuesto por el Banco de España  para combatir la temporalidad en el mercado laboral. 
¿Qué es la mochila austriaca que propone el Banco de España? 

El Banco de España ha puesto sobre la mesa un mecanismo para hacer frente a las altas cotas de paro y el abuso de los contratos temporales en el mercado laboral: un sistema de “mochila austriaca”. 

El Informe Anual que el supervisor financiero ha publicado este jueves sostiene que el sistema fomentaría la productividad al permitir a las empresas elegir conservar al trabajador más productivo y no simplemente al que le sale más caro despedir;  los cambios voluntarios de compañía; y, entre otras cosas, reduciría la brecha entre empleados fijos y temporales. 

Pero, ¿Cómo funciona? ¿Qué ventajas tiene? ¿Quién lo respalda y quién lo rechaza? Estas son las claves del mecanismo propuesto por el Banco de España  para combatir la temporalidad en el mercado laboral. 

¿Qué es la mochila austriaca?

Se trata de una cuenta a nombre de cada trabajador, en la que la empresa abona periódicamente una parte del despido por anticipado. Su objetivo es acumular una suerte de ‘mochila’ o hucha con fondos que el empleado puede llevarse a otro trabajo, disponer de ella en caso de despido, para formación e incluso como ‘ahorro’ hasta la jubilación.

¿Por qué es austriaca?

Porque el mecanismo opera en Austria desde enero de 2003 y ha sustituido prácticamente la indemnización. El sistema contempla que el empleador debe abonar una contribución mensual del 1,53% del salario bruto del trabajador.

 

¿Qué propone el Banco de España?

El proyecto que ha puesto sobre la mesa el supervisor apuesta por un fondo a nombre del empleado, en el que la empresa adelantaría una parte del despido: seis días por año. Este dinero podría ser utilizado por el beneficiario de varias formas: en otro trabajo, si se va al paro o ahorrarlo para la jubilación. 

Ahora bien, El País detalla que “al estar pagando la empresa a los que se despide con los derechos adquiridos hasta la fecha y a los que no, este mecanismo supone un encarecimiento muy importante de los 7.000 millones que gastan al año en total las compañías en indemnizaciones”. Es por eso que el banco propone dos cosas: la primera es que el Estado aproveche los fondos europeos para financiar con 8.600 millones el periodo de transición. Y la segunda es reducir los costes del despido a la mitad a partir de la entrada en vigor de la medida: a seis días el temporal, diez días el económico y 16,5 el improcedente. 

La fórmula permitiría mantener el mismo coste total, pero con una distribución que beneficia a los temporales, ya que los ajustes que acometan las empresas no se harán en función del coste de despido. Asimismo, facilitaría la movilidad de los trabajadores, lo que, a su vez, mejoraría sus sueldos. Los más antiguos conservarían los derechos adquiridos hasta ese momento, pero a partir de ahí esa indemnización “sumará por cada año adicional la mitad más la mochila”. En el caso de despido sí habría pérdida, aunque a cambio obtendrían un fondo que pueden mantener incluso si no les echan. 

Los expertos reconocen que implantar un sistema puramente ‘austriaco’ en España, con un despido de 20 días, será difícil, por lo que defienden un modelo mixto: “una parte del despido se financiaría de forma directa por esta vía en una cuenta del trabajador; la otra se desembolsaría como un número de días igual que ahora”. El Banco de España sugiere además que haya un sistema de incentivos y desincentivos en las cotizaciones para penalizar a las empresas que despidan mucho y beneficiar aquellas que no lo hagan.


Quizás también te interese: 

Estas son las nuevas cuotas de autónomos que propone el Gobierno


 

¿Quién lo respalda y quién lo rechaza?

Los sindicatos no están a favor de la iniciativa del Banco de España. De acuerdo con el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, la última propuesta de la institución financiera supone, fundamentalmente, “una reducción del coste del despido” en lugar de una mochila austriaca que se ha planteado en otras ocasiones.

Muchos economistas han alabado de forma generalizada la iniciativa, y gobiernos como el de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, además de partidos como Ciudadanos y el PP de Pablo Casado han manejado en sus agendas esta misma propuesta. El actual Gobierno del PSOE la estudió también como una de sus opciones estrella dentro de la llamada Agenda del Cambio, redactada por el departamento de la titular de Economía, Nadia Calviño. Pero la idea quedó en el olvido en cuanto Podemos entró en el Ejecutivo.  

¿Para qué lo plantea el Banco de España?

Su principal objetivo es atacar la excesiva temporalidad, un mal que aqueja a la economía española desde hace años. 

Los analistas creen que si se ha contabilizado ya una parte del despido (y solo queda por abonar una porción de la indemnización), la empresa puede decidir entre quedarse con el trabajador temporal o el recién contratado, en lugar de con el indefinido antiguo. 

En la práctica, el modelo “ayudaría a romper con la dualidad y el empresario podría mantener al trabajador más productivo, y no simplemente al que le sale más caro despedir”, subraya El País.

“Es un sistema que redistribuye y equilibra la protección por despido entre los fijos y los temporales, aumentando la protección de estos últimos, que suelen ser jóvenes y trabajadores con rentas bajas. Además, favorece una mayor movilidad voluntaria y, por tanto, la eficiencia y productividad de la economía”, ha explicado Óscar Arce, director del servicio de estudios del Banco de España. 

La institución ha dejado claro que con el movimiento “no hay una reducción del dinero que gastan las empresas, pero si una redistribución que favorece a los más vulnerables.” @mundiario  

¿Qué es la mochila austriaca que propone el Banco de España?